Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Francisco Verar
(Asesor del Movimiento María Reina de la Paz en Hispanoamérica - Panamá)

Julio 2006

"Queridos hijos: En este tiempo no piensen sólo en el descanso de su cuerpo, sino, hijitos, busquen también tiempo para el alma. Que en el silencio el Espíritu Santo les hable; permítanle que los convierta y los cambie. Yo estoy con ustedes y delante de Dios intercedo por cada uno. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

Una vez más, la Reina de la Paz, cumple con su cita mensual y por medio de la vidente Marija (pronúnciese Mária) nos da su hermoso mensaje; que en esta ocasión coincide con la Fiesta Patronal de Medjugorie.

Nuestra Señora, en el mensaje de este mes —tomando en consideración que la gran mayoría de quienes siguen sus mensajes en occidente están de "vacaciones"— no ahorra palabras para invitarles a seguir trabajado en su vida interior; no obstante el descanso anual necesario en que la mayoría se encuentra. Como cristianos, sabemos que es necesario el descanso del cuerpo y del alma: es una pausa al activismo que tanto arruina la vida interior. Y frente al descanso, se suelen cometer dos actitudes equivocadas: o se descansa muy poco o se descansa más de lo que se debe descansar.

Cuando afirmamos que el descanso es necesario, decimos que se debe descansar lo justo: ni más ni menos. Una persona que se la pase descansando siempre, puede ser indicio de enfermedad mental o de pereza, que siempre es pecado. Y una persona que no descanse, igualmente, puede ser indicio de enfermedad mental o espiritual: de un activismo exagerado que también arruina la vida interior. La Virgen no se opone al descanso merecido, si no que aconseja cómo se debe realizar; subrayando una cosa importante: el descanso no debe ser motivo para dejar a un lado el "tiempo" para el alma y el Espíritu, ni muchos menos, para alejarse de la "conversión y cambio de vida". Veamos lo primero, para luego detenernos en la "conversión" en el tiempo de vacaciones y de la guerra que se libra en estos momentos en oriente.

La Virgen habla en el mensaje de este mes, que no sólo se debe pensar en el descanso del cuerpo sino buscar además tiempo para el alma, mientras se descansa. Son dos cosas distintas, pero que deben estar relacionadas. Una persona puede pensar en descansar sin pensar en el "tiempo para el alma". Y hay files que al pensar en el descanso piensan además en el "tiempo para el alma". Sé por ejemplo, de personas que al tomar vacaciones, incluyen siempre: la participación frecuente en Misa, inclusive diaria; en su lectura cotidiana de la Biblia y el rezo del rosario; en los ayunos, de miércoles y viernes; porque cuando la Virgen pidió ayuno miércoles y viernes, incluía también el mes de descanso. No hay nada que se oponga al ayuno mientras se descansa. Al contrario, ayunar significa además: descanso para los órganos internos, ya que ellos trabajan todos los días para digerir los alimentos. Descansar, entonces, no suprime la penitencia y la vida de oración. Eso equivaldría también en sacar "tiempo para el alma". Recordamos, que mientras muchos pueden darle "vacaciones" a la vida interior, satanás por su parte, nunca toma vacaciones: trabaja 365 días al año, 24 horas al día y siete días a la semana. La Virgen nos advierte que el descanso merecido no debe descuidar la vida espiritual. Y sobre la guerra que se libra en oriente ya nos dijo: —"Oren por la paz del mundo junto a su Madre".

La Virgen en el mensaje de este mes también ha dicho: —"Que en el silencio el Espíritu Santo les hable; permítanle que los convierta y los cambie". El "silencio" al que la Virgen se refiere, puede tener un doble origen: o lo buscamos porque forma parte del descanso, o bien, porque lo debemos buscar a propósito de la vida interior. Sea lo que fuere, la Virgen nos recomienda el "silencio" para escuchar la voz del Espíritu Santo. Y esto es sumamente significativo. Hacer "silencio" no es fácil, porque el "silencio" en la vida interior: es algo más que ausencia de ruido o tranquilidad del alma, en ausencia de problemas o estrés. El "silencio" es, además, un encuentro vivo con Dios, porque según la Biblia, el verdadero "silencio interior" se logra a través del encuentro del alma con Dios; como Jesús en el desierto o mientras oraba en descampado. El "silencio interior" es sinónimo de paz, de amor, de confianza, de salud, de gozo… con lo que Dios recompensa el alma. Por eso dirá la Virgen: —"Que en el silencio el Espíritu Santo les hable" Por consiguiente, una persona sabrá que ha alcanzado el "silencio interior" cuando no tiene dificultad para "escuchar" al Espíritu Santo que le transmite gozo, salud, fe, paz, amor... De esta manera, también la Virgen diferencia el "silencio interior" cristiano, de las técnicas de meditaciones orientales, que también pueden aportar "silencio interior" al alma, pero no favorecen escuchar al Espíritu Santo, porque la meditación oriental no está centrada en la persona de Cristo resucitado y la meditación cristina, al contrario, si. Y por consiguiente, la meditación oriental, jamás aportará lo que sólo es conquista del Espíritu Santo.

Hay mucha gente que ha aprendido fielmente como descansar el cuerpo. Ejemplo de ello: las playas y montañas en este tiempo de vacaciones están atestadas de gente en Europa. Sin embargo, pocos aprenden como descansar el alma por medio del "silencio interior". Y en el mensaje de este mes la "Gospa" nos invita a encontrar el justo descaso del alma, sacando también "tiempo" para ella; mientras el cuerpo descansa. Por tanto, cuando se descansa: no se deja de orar, practicar los pequeños sacrificios, el asistir a Misa, practicar la Confesión, etc.

También la Virgen ha dicho: —"[Permítanle al Espíritu Santo] que los convierta y los cambie". Aun en tiempo de vacaciones: hay que reservarle espacio al Espíritu para que actué en nuestras vidas. El Espíritu no debe tomar vacaciones; igualmente debe actuar en el descanso del cuerpo, y quizá, es el mejor momento para actuar. ¿Cuántas almas, precisamente, en período de descanso, aprovechan ese tiempo para ordenar su vida delante de Dios y emprender un nuevo camino virtuoso, porque no tienen el estrés habitual del trabajo o los estudios? Precisamente es eso lo que la Virgen busca: que mientras se descansa se aproveche el tiempo para la conversión y el cambio de vida. Y eso en nada afecta las merecidas vacaciones. Al contrario: es aprovecharlas al máximo.

Ahora diremos una palabra sobre la guerra.

A más de uno le podrá sorprender que la Virgen en este mensaje mensual, en lugar de decir algo sobre la guerra en oriente hable más que todo de "aprovechar el tiempo del descanso del cuerpo para el alma y la conversión" Pero juzgamos, que una cosa no resta importancia a la otra. Veamos. La falta de conversión es lo que le hace a la gente desconectarse de los problemas de los demás. El alma que toma en serio la conversión, escuchando la voz del Espíritu Santo en su interior, no puede permanecer indiferente ante la urgencia de oración y sacrificios por la paz del Líbano y de Israel. Es como si la Virgen dijera: —"Escuchando al Espíritu Santo —sacando el debido tiempo para sus almas—, la conversión y cambio de vida, los llevará a interceder por la paz". Por ello, cuando escuchamos un nuevo mensaje de la Virgen, siempre hay que tomar en consideración el anterior, porque todos los mensajes están conectados. Y cuando empezó la guerra, la Virgen de inmediato pidió oraciones especiales. Y Ella sabe que solamente quien toma la conversión en serio se decide a orar por los demás. Sólo el alma que sabe "escuchar" al Espíritu Santo en su interior y no se pierde en las distracciones y el merecido descanso. Quien escucha la voz de Dios en su corazón le enseñará a sacrificarse por los demás.

Ayudemos a María en este tiempo y abramos por medio del descanso del alma, la puerta d nuestro corazón al Espíritu Santo. No permitamos que alguna distracción, por muy importante que sea, nos separe de lo que ante Dios siempre es lo fundamental: la conversión personal.

¡Sea Alabado Jesucristo!

 
 
Imprimir esta pagina