Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Francisco Verar
(Asesor del Movimiento María Reina de la Paz en Hispanoamérica - Panamá)

Mayo 2006

"Queridos hijos: también hoy los invito a poner en práctica y a vivir los mensajes que les doy. Decídanse por la santidad, hijitos, y piensen en el Paraíso. Sólo así tendrán la paz en sus corazones que ninguno podrá destruir. La paz es un don que Dios da en la oración. Hijitos, busquen y trabajen con todas las fuerzas, para que la paz venza en sus corazones y en el mundo. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

Mientras nos preparamos para el gran jubileo de las apariciones, la Madre nos invita nuevamente a poner en práctica sus mensajes. Recuerdo, como en días pasados en la Colina de las apariciones, nos pidió a todos los presentes que viviéramos sus mensajes. Y en el mensaje de este mes nos vuelve a renovar la misma petición. Y esta invitación la debemos tomar en preparación al gran Jubileo del 25° aniversario de la primera aparición de Nuestra Señora.

Han transcurrido 25 años desde que la Gospa apareció aquí por primera vez, y aun continúa apareciéndose todos los días. Por otra parte, conviene subrayar, que ninguno de los tres videntes que aun continuan viendo a la Madre todos los días, no saben por cuanto tiempo más seguirán con esta gracia. El Obispo Pavel Hnilica recientemente mencionó en una entrevista que “Medjugorie era la más grande intervención de Dios en la historia de la humanidad” (cf. Medjugorie, un invito alla preghiera, 76, p.11.). Obviamente, después de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo. Porque nunca antes en la historia de la humanidad se había dado algo así, y seguramente nunca más volverá a ocurrir si recordamos que la Virgen ha dicho que "estas son mis últimas apariciones para la humanidad".

El mensaje de este mes es una renovación de cuanto la Madre ha enseñado en estos 25 años; ya que nos acercamos al primer Jubileo de Medjugorie. Y seguramente en ocasión del mismo la Virgen otorgará gracias especiales.

Si la Virgen nos pide poner en práctica y vivir sus mensajes, es porque sabe como Madre que muchos de sus hijos están desatendiendo su llamado. Recordemos en fidelidad a la invitación de este mes, que esos mensajes esenciales son: al menos tres partes del santo rosario cada día, asistir a Misa diariamente, la adoración al Santísimo y la participación en un grupo de oración, el ayuno a pan y agua todos los miércoles y viernes, la confesión mensual, portar objetos religiosos benditos y sobre todo, lo más importante, trabajar en la conversión personal, familiar y comunitaria cada día. Por otra parte, debemos recordar que la Virgen también ha hablado del amor al prójimo, de las obras de caridad a los pobres y necesitados, de la evangelización, de trabajar por los jóvenes y la familia, de los pequeños sacrificios, etc. Y menciono estos mensajes además, porque cuando la Madre nos pide que pongamos en práctica sus mensajes, no está hablando sólo de los principales mensajes sino de cuanto ha dicho. Por lo tanto, en preparación al gran Jubileo de la Madre, conviene leer, meditar y recordar, —para tener en cuenta— cuanto nuestra Madre por 25 años nos ha dicho. Cualquier buen hijo sabe que todas la palabras que su madre de la tierra le dirije es importante, y no solo las principales. Por eso cuando nos habla la Madre del cielo, igualmente debemos tomar es serio todas sus palabras. Todas y cada una en particular.

Luego, en el mensaje dice algo muy importamte: "Decídanse por la santidad, hijitos, y piensen en el Paraíso. Sólo así tendrán la paz en sus corazones que ninguno podrá destruir" Este llamado a la santidad, sin duda, resume cuanto la Madre espera de sus hijos. Ella quiere que cada uno sea santo. Es parte del propósito de su venida a la tierra. Yo creo que si la Virgen hoy nos invita a la santidad es para recordarnos que la razón del porqué nos da tantos mensajes es para que seamos santos. Si se viven sus mensajes y se descuida la virtud se defrauda a María. La virtud es simpre más importante que la misma oración, el ayuno, las obras de piedad, inclusive la vida sacramental, porque sin santidad nadie verá al Señor. Como ya dijo el Apostol Pablo. Luego, recordemos que la Virgen quiere que cada uno de su hijos sea santo y llegue, a la hora de su muerte, al Paraíso. Esa es nuestra meta. Aquí en la tierra estamos sólo de paso. Sabemos que con la muerte del P. Slavko en el año 2000, la Virgen dio un gran mensaje de lo pasajera que es esta vida y de la recompensa que Dios tiene preparada para quienes le son fieles. La muerte es ganancia, es entrar en la verdadera vida. La Madre no quiere que nos distraigamos pensando sólo en las cosas materiales, en los problemas que podamos tener, en las noticias de cada día, etc. Quiere que pensemos más allá: en la vida eterna y de esta forma todos sus hijos se preparen, desde ahora, para las Moradas beatíficas.

La misma aparición de María en Medjugorie es una invitación a pensar en el Cielo. Recuerdo un ejemplo que los videntes han referido muchas veces. Cuentan que cuando la Virgen comenzó a aparecer todos ellos eran más jóvenes de como veían a la Madre. Ahora después de 25 años se dan cuenta que todos son mayores que ella. Porque, no obstante los 25 años transcurridos, la Virgen no ha cambiado su figura. Sigue aparentando entre 18 y 20 años. Entonces Medjugorje es también una invitación a pensar en el Paraíso. La Virgen ha dicho que: "en el Cielo no hay nadie que tenga más edad de la edad de Cristo en la tierra". Ivanka, quien ve a la Virgen sólo el 25 de Junio cada año, junto a los otros videntes, vió en el Cielo a su madre difunta 5 veces. La Virgen se la mostró para que aceptara de una vez para siempre, que estaba con Ella en el Paraíso. Iván, vio junto a la Virgen, pocas horas después de su fallecimiento, al Papa Juan Pablo II de unos 20 años, que le sonrió. Tenía una capa y un solideo dorado y la Virgen mostrándoselo le dijo: "Éste es mi hijo". También la Virgen ha prometido dejar un signo visible del Paraiso al concluir sus apariciones en la Colina. Y afirmamos del Paraíso, porque la Virgen ha dicho que a través de ese signo todos sabrán que estuvo aquí. El signo será permanente e indestructible. Se podrá tocar y será muy bello. Todo esto es una invitación al Paraíso. La Virgen quiere que pensemos en él. No le tangamos miedo al Paraíso, la Virgen ha dicho que "quien en esta vida renuncia al pecado y vive en la voluntad de Dios a la hora de su muerte le espera una gran recompensa". Y en el mensaje de este mes, dice además algo muy importante: que quien hace la opción por la santidad y piensa en el Paraíso optine la paz en su corazón que ninguno puede destruir. Entonces, lo que destruye la paz del corazón son dos cosas: vivir en Pecado y los pecados frágiles de cada día y el apego a cuanto el mundo nos ofrece. Por lo tanto, la Virgen dice: "Piensen en el Paraíso".

También dice: "La paz es un don que Dios da en la oración. Hijitos, busquen y trabajen con todas las fuerzas, para que la paz venza en sus corazones y en el mundo". La tercera recomendación que la Virgen da para optener la paz del corazón y que todo el mundo desea es la oración. Si orar no fuera tan difícil la Virgen hace rato ya hubiera dejado de hablar de ella. Orar cuesta y por esta razón, es que hoy la gente no ora. La gente encuentra más razones para no orar, que razones para hacerlo. A pesar de tantos mensajes que la Virgen da al respecto, a pesar de la escuela de santidad que nos han dejado los santos por su vida de oración... con todo, la mayoría de la gente no ora. Y si lo hacen lo hacen en forma equivocada. No hay duda que hoy día hace falta en la Iglesia una debida pastoral de la oración. Que se le enseñe a orar a la gente según los grandes Maestros de la vida interior y el Catecismo de la Iglesia Católica. Creo que Mejugorie en esto aporta una reconocida corriente de espiritualidad que viene a llenar un gran vacío. Porque en medio de tanto activismo, materialismo (de corte socialista y capitalista) y de negación de la verdad (nihilismo) la fuente de agua viva para la humanidad que posee la Iglesia católica, corre el grande peligro de secarse. Y la Madre preocupa por ello viene a traeernos con sus mensajes como un “Nuevo Pentecostés”.

La Virgen quiere entonces, que se conquiste la paz, pensando en el Paraíso, optando por la santidad y en oración continua. Y también dice: "busquen y trabajen con todas las fuerzas, para que la paz venza en sus corazones y en el mundo..." Eso quiere decir que la primacía en la vida, no es la profesión que se posee, los estudios, el deporte, la familia, los estudios...sino la vida interior que jamás se puede descuidar. Quizá alguno hubiere querido que este mes la Virgen hubiese hablado del Código Da Vinci, del “evangelio” de Judas, por citar sólo dos hechos que los enemigos de la Iglesia han preparado —después del éxito fílmico de la Pasión de Mel Gibson y del Magisterio de Juan Pablo II—; para atacar a la Iglesia. Pero la Virgen va más allá invitándonos a la santidad y trabajar con todas la fuerzas por la paz del corazón, porque sabe que ante su Hijo eso es siempre lo primero y no hacer caso a cuanto de cuanto el demonio pueda valerse para perturbar la Iglesia. Mucho más importante de lo que el demonio pueda hacer hoy en el mundo es cuanto Dios está haciendo a través de María y el Magisterio de la Iglesia y el extraordinario Papa que el Espíritu Santo nos ha regalado para los tiempo que vivimos. Otro predilecto de María. Luego, tomemos con seriedad el llamado a la santidad y trabajemos con todas las fuerzas para que el Reino de Cristo triunfe primero en nuestro propio corazón.

Comentarios:

Durante el verano continuan las apariciones de la Virgen en la Colina los lunes y viernes según indicación de Nuestra Señora. El lunes pasado eramos más de tres mil personas. Y luego de las oraciones habituales que la Virgen hizo con sus manos extendidas por todos los peregrinos, pidió que se orara en manera especial con ella por las vocaciones consagradas en la Iglesia.

Hay un gran flujo de peregrinos conforme nos acercamos al Aniversario. Pronto comenzarán las misas fuera de la Iglesia parroquial. De muchos paises están llegando: de Rusia, Líbano, México, Italia, Colombia, Argentina, Francia, Korea, Estados Unidos, España, etc.

Esta semana hubo muchos sacerdotes de habla hispana y un Obispo emérito de Argentina, Lujan, quien presidió algunas misas de lengua española. Este domingo éramos 12 sacerdotes concelebrando es español en la capilla del Santísimo.

Iván sigue invitando a los sacerdotes a su casa a la aparición los días jueves. Y al menos tres veces a la semana da conferencias a los peregrinos. Vicka salió bien de su operación y continúa recuperándose en Roma.

La Parroquia de Medjugorie a introducido la costumbre de la Adoración eucarística todos los 25 de mes, inmediatamente después de misa (a las 20:00 horas), hasta las 7 de la mañana del día siguiente. Excelente iniciativa.

Sea alabado Jesucristo!
Dentro de poco podrán encontrar las reflexiones de este servidor, en la página Web: www.mariamagnificat.org

Les bendice, P. Francisco Ángel Verar Hernández

 
 
Imprimir esta pagina