Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Diciembre 2008

“¡Queridos hijos! Ustedes corren, trabajan y acumulan,(1) pero sin bendición! Ustedes no oran! (2) Hoy los invito a que se detengan ante el Pesebre y mediten sobre Jesús, (3)  a quien también hoy les doy,(4) para que El los bendiga y les ayude a comprender que sin El no tienen futuro (5). Por eso, hijitos, pongan sus vidas en las manos de Jesús (6) para que El los guíe (7) y proteja de todo mal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

(1) Acumulan: Luc. 12, 19;
(2) No oran: Marc. 14, 37;
(3) Ante el pesebre: Luc. 2, 19;
(4) Hoy les doy: Luc. 2, 16;
(5) Sin El no tienen futuro: Juan 15, 5;
(6) En las manos de Jesús: Salm. 16, 5; Salm. 31, 5, 15; Prov. 16, 3; Jer. 11, 20; Luc. 23, 46;
(7) El los guíe: Juan 8, 12; 12, 46; I Juan 1, 5.

 
 

Oren unos por otros

¿Sufre alguno entre vosotros? Que ore. ¿Está alguno alegre? Que cante salmos. ¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder. St. 5, 13-16.

Pidan, y se les dará. Busquen y encontrarán. Llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama se le abre” - Mateo 7, 7-8

 
 
Imprimir esta pagina