Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Noviembre 2008

"¡Queridos hijos! (1) También hoy los invito en este tiempo de gracia (2) a orar (3)  para que el Niño Jesús pueda nacer en el corazón de ustedes(4). El, que es sólo paz (5), done a través de ustedes la paz al mundo entero (6) . Por eso, hijitos, oren sin cesar por este mundo turbulento y sin esperanza, a fin de que ustedes se conviertan en testigos de la paz para todos. Que la esperanza fluya en sus corazones como un río de gracia. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

1) Queridos hijos: Prov. 4, 10-13;
2) Tiempo de gracia: Luc. 4, 19; Hech. 7, 46; 20, 24; Rom. 6, 14-15; I Cor. 3,10; 15, 10;
3) Orar: Mat. 5, 16; 14, 22, 35; 26, 36, 42, 44; Mc. 6, 46; 11, 25; 14, 32; Luc. 6, 12; 9,28; 11, 1-2; Tes. 3,10; 5, 17; Hech. 6, 6;
4) Nacer: Luc. 2, 11;
5) Solo paz: Is. 9, 5;
6) Mundo entero: Is. 32, 17; Salm 122, 8.

 
 

El mundo necesita bombas de amor

Padre Felipe Santos Campaña SDB

Si te adentras en el estudio de la Humanidad, notarás que se han hecho ya nada menos que 8.000 tratados de paz. Y como ves, de poco sirven. El hombre construye castillos para defenderse en la Edad Media. Hoy monta organizaciones mundiales e internacionales para proteger a los países beligerantes.

Sin embargo, excepto los aguerridos y fascinados por Dios, pocos son los que dejan su alma y su vida a favor de los que padecen el horror de la guerra.

Hablando un día con unos soldados cristianos, les preguntaba qué necesitaría el mundo para que anduviese por los senderos de la paz. Ellos, fornidos y valientes, me contestaron: Mira, lo que hace falta en nuestro mundo turbulento son bombas de amor.

Estas no hacen daño a nadie; estas crean lazos de fraternidad; estas no rompen el equilibrio de los pueblos. Hemos de llegar a hacer una Humanidad en la que reine la armonía y desaparezcan de nuestra vista las fronteras.

Me dirás, amigo/a, que estos soldados son unos ilusos y utópicos. ¿Piensas así? Medita bien. Si el amor entra de lleno en los corazones, la ambición desaparece como por arte de magia; si el amor reina en tu persona, construyes lazos de paz a tu derredor.

Las bombas de amor dulcifican al hombre. Te diría en este día que lances continuamente bombas de amor personales. Al menos así evitas la guerra con los que te rodean. Ya es mucho. ¡Enhorabuena!

 
 
Imprimir esta pagina