Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Noviembre 2006

"¡Queridos hijos! También hoy los invito: oren, oren, oren.(1) Hijitos, cuando oran están cerca de Dios (2) y El les da el deseo de eternidad (3). Este es un tiempo, en que pueden hablar más de Dios (4) y hacer más por Dios . Por eso no se resistan (5), sino permitan, hijitos, que El los guíe (6), cambie y entre en su vida (7). No olviden que son viajeros en camino hacia la eternidad (8). Por eso, hijitos, permitan que Dios los conduzca (9) como un pastor a su rebaño. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

(1) Oren,oren,oren: II Cron. 7, 14; Luc. 18, 1; 21, 36; Mat. 26, 36-46; Mrc. 9, 41ss; Mc. 14, 36-42; Luc.22, 46; Col. 4, 2-4; I Tes.5, 17; Efes. 5, 19-20.
(2) Cerca de Dios: Sabiduría 10, 14; Marc.3 ,14;
(3) Deseo de eternidad: Filp. 1, 23;
(4) Hablar más de Dios: Mat. 28, 19;
(5) No se resistan: Salm. 95, 8-9;
(6) Que El los guíe: Oseas 2, 14; Luc. 19, 14;
(7) Cambie y entre en su vida: 2 Cor. 5, 20; Apoc. 3, 20;
(8) A la eternidad: Juan 14 ,2-3;
(9) Los conduzca: Juan 10, 14-16.

 
 

La Inmaculada Concepción

“En la Madre de Cristo y Madre nuestra se realizó perfectamente la vocación de todo ser humano. Como recuerda el Apóstol, todos los hombres están llamados a ser santos e inmaculados ante Dios por el amor (cf. Ef 1, 4). Al mirar a la Virgen, se aviva en nosotros, sus hijos, la aspiración a la belleza, a la bondad y a la pureza de corazón. Su candor celestial nos atrae hacia Dios, ayudándonos a superar la tentación de una vida mediocre, hecha de componendas con el mal, para rnos con determinación hacia el auténtico bien, que es fuente de alegría”. (Benedicto XVI,-VIII-XII-05 )

 
 
Imprimir esta pagina