Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Octubre 2008

 “¡Queridos hijos! De manera especial los llamo a todos ustedes para que oren por mis intenciones (1) a fin de que por medio de sus oraciones se destruya el plan que Satanás tiene sobre la humanidad (2) cada día más alejada de Dios (3); él pretende suplantar a Dios (4) y para ello destruye todo lo hermoso y bueno que hay en el alma de cada uno de ustedes. Por eso hijitos, ármense con la oración y el ayuno (5) para que sean conscientes de cuánto los ama Dios(6) y puedan así hacer la voluntad de Dios (7). ¡Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

(1) Por mis intenciones: 2 Tim. 3,1;
(2) Sobre la humanidad: 1 Pe. 5, 8;
(3) Alejada de Dios: Oseas 7, 13; Rom. 1, 21-32;
(4) Suplantar a Dios: Rom. 1, 23; I Sam. 8, 5-22;
(5) Oración y ayuno: Jonás 3, 1-10; Mat. 17, 20;
(6) Cuánto los ama Dios: Juan 3, 16;
(7) Hacer la voluntad de Dios: Juan 4, 34; 5, 30; 6, 38; Mr 3, 35; Col. 1, 9; Sal. 143, 10; Mat. 7, 21; 12, 50;Juan 4, 34; etc

 
 

Cómo Escuchar a Dios

S.S. Benedicto XVI, 17 Feb, 2007
Un seminarista pregunta al Papa: "...El lenguaje de Dios es especial y sólo quien está atento puede captarlo entre las mil voces que resuenan dentro de nosotros. Por eso, Santo Padre, le pedimos que nos ayude a comprender cómo habla Dios en concreto y cuáles son las huellas que deja al hablarnos en nuestro interior".

Respuesta del Papa.- Yo diría que Dios habla con nosotros de muchísimas maneras. Habla por medio de otras personas, por medio de los amigos, de los padres, del párroco, de los sacerdotes —aquí, os habla a través de los sacerdotes que se encargan de vuestra formación, que os orientan—. Habla por medio de los acontecimientos de nuestra vida, en los que podemos descubrir un gesto de Dios. Habla también a través de la naturaleza, de la creación; y, naturalmente, habla sobre todo en su Palabra, en la sagrada Escritura, leída en la comunión de la Iglesia y leída personalmente en conversación con Dios.

Es importante leer la sagrada Escritura de modo muy personal, y realmente, como dice san Pablo, no como palabra de un hombre o como un documento del pasado, como leemos a Homero o Virgilio, sino como una palabra de Dios siempre actual, que habla conmigo. Aprender a escucharlo en un texto, que históricamente pertenece al pasado, pero que es la palabra viva de Dios, convirtiendo así la lectura de la sagrada Escritura en una conversación con Dios.

Por una parte, está la lectura muy personal, la conversación personal con Dios, en la que trato de descubrir lo que el Señor me dice.
Juntamente con esta lectura personal, está la lectura comunitaria, porque el sujeto o destinatario de la sagrada Escritura es el pueblo de Dios, es la Iglesia. El destinatario de la Palabra de Dios vive hoy como vivió en aquel tiempo; por eso la Escritura no pertenece al pasado, dado que su destinatario, el pueblo de Dios, es siempre el mismo.

Luego vienen los demás puntos: escuchar a los amigos, escuchar a los sacerdotes que nos guían, escuchar la voz viva de la Iglesia de hoy, escuchando así también las voces de los acontecimientos de este tiempo y de la creación, que resultan descifrables en este contexto profundo.

Así crece el discernimiento y crece la amistad personal con Dios, la capacidad de percibir, en medio de las mil voces de hoy, la voz de Dios, que siempre está presente y siempre habla con nosotros.

 
 
Imprimir esta pagina