Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Agosto 2005

"¡Queridos hijos! También hoy los invito a vivir mis mensajes (1). Dios les ha concedido este tiempo como un tiempo de gracia (2). Por eso, hijitos, aprovechen cada momento y oren, oren, oren (3). Yo los bendigo a todos e intercedo ante el Altísimo (4) por cada uno de ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

(1) Vivir mis mensajes: Deut. 29, 8; Mat. 7, 24-27; Luc. 6, 47-49;
(2) Tiempo de gracia: Luc. 4, 19; Rom. 6, 14-15; I Cor. 3, 10; 15, 10; Gal. 1, 6, 15; Efe. 2, 5;
(3) Oren,oren,oren: I Tes. 5, 17; Luc. 18, 1-8;
(4) Intercedo: Jn 2, 3;

 
 

El Papa Benedicto XVI a los jóvenes en Colonia

“Alguno de vosotros podría tal vez identificarse con la descripción que Edith Stein hizo de su propia adolescencia, ella, que vivió después en el Carmelo de Colonia: «Había perdido conscientemente y deliberadamente la costumbre de rezar». Durante estos días podréis recobrar la experiencia vibrante de la oración como diálogo con Dios, del que sabemos que nos ama y al que, a la vez, queremos amar. Quisiera decir a todos insistentemente: abrid vuestro corazón a Dios, dejad sorprenderos por Cristo. Dadle el «derecho a hablaros» durante estos días. Abrid las puertas de vuestra libertad a su amor misericordioso. Presentad vuestras alegrías y vuestras penas a Cristo, dejando que Él ilumine con su luz vuestra mente y acaricie con su gracia vuestro corazón”.

Los santos, hemos dicho, son los verdaderos reformadores. Ahora quisiera expresarlo de manera más radical aún: sólo de los santos, sólo de Dios, proviene la verdadera revolución, el cambio decisivo del mundo”.

 
 
Imprimir esta pagina