Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Junio 2006

“¡Queridos hijos! Con inmensa alegría en mi corazón, les agradezco todas las oraciones que en estos días han ofrecido por mis intenciones (1). Sepan, hijitos, que no se arrepentirán ni ustedes ni sus hijos.(2) Dios les recompensará con grandes gracias(3) y merecerán la vida eterna (4). Yo estoy cerca de ustedes y agradezco a todos aquellos que, a través de estos años, han aceptado mis mensajes, los han transformado en vida y se han decidido por la santidad (5).¡ y por la paz (6) Gracias por haber respondido a mi llamado!”

(1) Intenciones: Rom. 15, 30; 2Tes. 3 ,1; 1 Tes. 5, 25; Mat. 6,8; Efes. 6, 17-19.
(2) No se arrepentirán: Ezeq. 33, 11; Marc. 1,15;
(3) Recompensará: Luc. 14, 14;
(4) Vida eterna: Luc.19, 16; Mat. 19, 29; Mc :10, 17, 30; Luc. 18, 30;
(5) La santidad: ; ITes. 4, 7;
(6) La paz: Mat. 5, 9.

A propósito de las lágrimas de la Santísima Virgen de Medjugorje en la parroquia de Civitavechia, Italia, veamos lo que los Papas Pío XII y Juan Pablo II nos han dicho acerca del milagro de Siracusa ,Cicilia:

¿Por qué llora la Virgen si está en el Cielo?

El Papa Pío XII con motivo de la celebración del año Mariano de 1954, en referencia a las lágrimas de la imagen de Siracusa decía:

"Sin duda María es en el cielo eternamente feliz y no sufre dolor ni tristeza; pero no es insensible, antes bien alienta siempre al amor y la piedad para el desgraciado género humano, a quien fue dada por Madre, cuando dolorosa y llorando, estaba al pie de la cruz." ¿Comprenderán los hombres el lenguaje de aquellas lágrimas de María? Eran sobre el Gólgota lágrimas de compasión por Jesús y de tristeza por los pecados del mundo.

Llora todavía por las renovadas llagas producidas en el Cuerpo Místico de Jesús. Llora por tantos hijos a quienes el error y el pecado han apagado la vida de la gracia y ofenden gravemente a Dios.

Son las lágrimas de espera por el retorno de los hijos suyos, un día fieles y hoy arrastrados por falsos encantos entre los enemigos de Dios.
El Santo Padre Juan Pablo II, dijo en su visita pastoral al Santuario "Nuestra Señora de las lágrimas" en Siracusa:

"Las lágrimas de la Virgen pertenecen al orden de los signos: testimonian la presencia de la Madre en la Iglesia y en el mundo. Una madre llora cuando ve a sus hijos amenazados por algún mal, espiritual o físico. María llora participando en el llanto de Cristo por Jerusalén, junto al sepulcro de Lázaro y por último, en el camino de la cruz. Las lágrimas de la Madre son:

 
 
Imprimir esta pagina