Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Mayo 2007

"¡Queridos hijos! Oren conmigo (1) al Espíritu Santo para que, en el camino de la santidad, los conduzca en la búsqueda de la voluntad de Dios (2). Y ustedes que están lejos de la oración (3), conviértanse (4) y busquen en el silencio de su corazón, la salvación de su alma; y aliméntenla con la oración (5). Yo los bendigo a cada uno con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado!"  

(1) Oren conmigo: Hechos 1,14;
(2) Búsqueda de la voluntad de Dios: Hechos 22, 10;
(3) Lejos de la oración: Marcos 14, 37;
(4) Conviértanse: Ezequiel 33,11; Hechos 2,38; 3,19; Mateo 3,2; 4,17; Marcos 1,15;
(5) Con la oración: Marcos 9,29; 1 Juan 5:14-15;

 
 

Hágase tu Voluntad

Estas palabras tienen un sentido doble.

  1. Hay una voluntad de Dios que el hombre tiene que cumplir con sus obras.
  2. Hay otra que debe respetar y sufrirla con paciencia.

Mas ambas voluntades debemos tomar como con ambas manos. De ahí que esta petición contiene:

  1. Primero el sincero propósito de hacer siempre lo que Dios quiere;
  2. Segundo, la generosa resolución de aceptar todas las disposiciones de la Divina Providencia, aun las más pesadas y dolorosas, con plena sumisión y entrega de si mismo;
  3. Tercero, el fervoroso ruego pidiendo el auxilio de la divina gracia para el constante cumplimiento de estos propósitos.
    Toda mi felicidad y mi valor dependen de si me someto con toda mi alma a la voluntad de Dios o no. Yo renuncio a mi propia voluntad y a mis deseos particulares. ¿Qué importa todo eso, con tal que se cumpla la voluntad de Dios? Sólo tiene razón de ser, aquello que deriva de la siempre santa, siempre amable, siempre bondadosa voluntad divina y está en conformidad con ella.

Danos, oh Padre, tu poderosa gracia que nos hace abrazar y cumplir siempre lo que Tú quieres,
y nos mantiene firmes y fuertes en todo lo que dispone o permite tu santa Providencia.
(De autor anónimo)

 
 
Imprimir esta pagina