Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Marzo 2010

Queridos hijos! También hoy deseo llamarlos a todos a que sean fuertes en la oración (1) y en los momentos en que las tentaciones los asalten.(2) Vivan en alegría (3) y en humildad (4)su vocación cristiana (5) y den testimonio a todos (6). Estoy con ustedes (7) y los llevo a todos ante mi Hijo Jesús, Él será para ustedes fuerza y apoyo (8). ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

 (1) Fuertes en la oración: Luc.18,1-8

(2) Tentaciones: Jer.1,18-19 ;

(3) Alegría: Filp 4,1-9 ;I Tes.5,16 

(4) Humildad: Salm.131,1-3 ; Esdras,9,6 ;Col.3, 12 ; Luc,14,7.12;Ecclo 3,17-20

(5) Vocación cristiana; I Cor.7,17,24 ;Efes.4,1 ;

(6) Testimonio a todos : I Pe 3,15-16;Judas,22-23 ;Mat.5,16 ;

(7) Yo estoy con Uds :Mat.28,20

(8) Fuerza y apoyo : Juan 15, 5

 

 
 

LO QUE DICEN LOS SANTOS

El oficio d educadora que cumple la Santísima Virgen fue comentado por San Luis  de Montfort quien se expresa en los siguientes términos en su preciosa obra “La Verdadera Devoción a María

El tercer bien que la Santísima Virgen hace a sus fieles servidores es el conducirlos y guiarlos según la voluntad de su Hijo. Rebeca guiaba a su hijo Jacob, y de cuando en cuando le daba buenos consejos, ya para atraer sobre él la bendición de su padre, ya para ayudarle a evitar el odio y la persecución de su hermano Esaú. María, estrella del mar, conduce a todos sus fieles servidores al puerto de salvación. Les enseña los caminos de la vida eterna. Les hace evitar los pasos peligrosos. Los lleva de la mano por los senderos de la justicia. Los sostiene cuando están a punto de caer. Los levanta cuando han caído. Los reprende, como Madre cariñosa, cuando yerran, y aun a veces los castiga amorosamente. ¿Podrá  extraviarse en el camino de la eternidad un hijo obediente a María, quien por sí misma le alimenta y es su guía esclarecida? “Siguiéndola -dice San Bernardo- no te extravías. ­No temas, pues! ­Ningún verdadero hijo de María ser  engañado por el espíritu maligno! ­Ni caerá  en herejía formal!.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

Donde María es la conductora, no entran ni el espíritu maligno con sus ilusiones, ni los herejes con sus sofismas: “­Si Ella te sostiene, no caerás!.  V. D. # 209

 
 
Imprimir esta pagina