Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Rev. Padre Jacinto Ladino
(Director Centro María Reina de la Paz - Cúcuta - Colombia)

Enero 2007

“¡Queridos hijos!: Pongan la Sagrada Escritura en un lugar visible (1) en su familia y léanla (2). Así conocerán la oración con el corazón y sus pensamientos estarán en Dios. No olviden que son pasajeros: como una flor de campo (3), que se ve de lejos, pero desaparece en un instante. Hijitos, dondequiera que vayan, dejen un signo de bondad y amor (4), y Dios los bendecirá con la abundancia de su bendición. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

(1) Lugar visible: ; Nehemías 8, 1-18;
(2) Léanla: Hechos 8, 28-35;
(3) Flor del campo: Salm. 103, 15; Isaías 40, 6;Mat. 6, 30;
(4) Dejen un signo de bondad y amor: Hech. 10, 38.

 
 

La Palabra de Dios y el magisterio de la Iglesia

“De igual forma el Santo Concilio exhorta con vehemencia a todos los cristianos en particular a los religiosos, a que aprendan "el sublime conocimiento de Jesucristo", con la lectura frecuente de las divinas Escrituras. "Porque el desconocimiento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo". Lléguense, pues, gustosamente, al mismo sagrado texto, ya por la Sagrada Liturgia, llena del lenguaje de Dios, ya por la lectura espiritual, ya por instituciones aptas para ello, y por otros medios, que con la aprobación o el cuidado de los Pastores de la Iglesia se difunden ahora laudablemente por todas partes. Pero no olviden que debe acompañar la oración a la lectura de la Sagrada Escritura para que se entable diálogo entre Dios y el hombre; porque "a El hablamos cuando oramos, y a El oímos cuando leemos las palabras divinas”.
Const.Dogmática DEI VERBUM # 25

 
 
Imprimir esta pagina