Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen María Reina de la Paz

Por el Padre Justo Antonio Lofeudo

Mensaje del 25 Enero 2010

"¡Queridos hijos! Que este tiempo sea para ustedes tiempo de oración personal, para que en sus corazones crezca la semilla de la fe, y pueda crecer en testimonio alegre para los demás. Yo estoy con ustedes y deseo exhortarlos a todos: crezcan y alégrense en el Señor que los ha creado. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

 
 

Comentario

          ElMás de una vez hemos reflexionado que éste es tiempo de gracia, pero la gracia requiere siempre de nuestra cooperación y aceptación. Siempre debe contar con nuestro asentimiento para que actúe y con nuestra disponibilidad para rezar y hacer lo que sabemos y discernimos es la voluntad de Dios en nuestras vidas.

          Gracia es que nuestra Madre se aparezca con tanta frecuencia y durante tanto tiempo en Medjugorje. Gracia es que nos llame a seguir el camino, que nos propone por medio de sus mensajes mensuales y extraordinarios. Gracia es que la escuchemos creyendo en la verdad de estas apariciones. Gracias son las que Ella nos trae y nos ofrece para nuestra conversión y nuestra santidad.

          Toda esta ingente gracia o todas estas gracias de nada sirven si las dejamos pasar sin hacer nada de nuestra parte. No basta con escuchar, con leer y meditar los mensajes si luego no los ponemos en la vida, si no hacemos lo poco y simple que nos pide.

          Ahora nos recuerda que debemos orar y que la oración personal es muy  importante para el crecimiento espiritual de cada uno.

 

          Por medio del bautismo nos fue implantada, por así decirlo, la semilla de la fe. Hemos recibido el Espíritu Santo y luego en el sacramento de la confirmación de esta fe, también se nos ha infundido el Espíritu. Y cada vez que nos abrimos a su influjo lo seguimos recibiendo. En cada Eucaristía, el mismo Espíritu que obra el misterio viene a nosotros por la comunión sacramental. Siempre en la medida de nuestra apertura, conciencia del bien recibido y cooperación.

          Así la fe plantada sigue firme y puede crecer. Y crecerá en la medida que me encuentre con Dios y que lo deje entrar en mi corazón. Él en mí y yo en Él. Porque es el Señor quien primero me llama a su intimidad. “Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y me abre yo entraré a él y cenaré con él y él conmigo” (Ap 3:20).

          La oración que me hace crecer en la fe –nos dice la Reina de la Paz- es aquella en la que dedicamos tiempo para tener un encuentro privado con nuestro Creador y Salvador. Es esa oración que hacemos “cerrando la puerta de la habitación”, solos con Dios que está en lo secreto (Cf. Mt 6:6). Es decir, cuando de algún modo, del que podamos, nos apartamos en el silencio y cerramos también la puerta de los sentidos, en el silencio, para dialogar con nuestro Señor. Es entonces que nos encontramos en lo secreto con Él, en el santuario de nuestro corazón.

          Esa oración está hecha de palabras y de silencios. En la oración le hablamos pero también debemos escucharle para recibir sus inspiraciones y mociones.

          Como el lugar del encuentro es el santuario del corazón, lo más íntimo de nosotros, la oración verdadera es la oración del corazón. Es cuando la boca o la mente habla de la plenitud del corazón (Cf Mt 12:34), cuando nuestro tesoro está puesto en Dios (Cf Mt 6:21).

          Teófanes el Recluso, autor espiritual ruso de fines del siglo XIX, escribió lo siguiente: “Cuando pronunciéis vuestra oración, procurad que salga del corazón. En su verdadero sentido, la oración no es otra cosa que un suspiro dirigido a Dios; cuando falta este impulso, no se puede hablar de oración”. Quien anhela a Dios ya está orando aunque no lo exprese con palabras. Por eso mismo, el corazón debe ser purificado de las pasiones, que alejan de lo sagrado y de todo pecado, mediante la confesión.

          La primera oración debe ser la del ofrecimiento del día y para pedir que el Señor llene nuestros vacíos. Oración de ofrecimiento y también de abandono a su Providencia y a su Misericordia.

          Oración es la alabanza, la acción de gracias, la petición personal y la intercesión por otros. Oración es la vocal, la de cada Rosario que rezamos y también la mental.

          Sin embargo, además del crecimiento de la fe, de acuerdo a este mensaje, hay otro paralelo: el de la alegría del corazón que nos vuelve testigos alegres, gozosos de la presencia de Dios en nuestras vidas.

          Ya en el Antiguo Testamento no faltan las exhortaciones a la alegría. En los salmos se insta repetidamente a los fieles a alegrarse. “Adorad al Señor con reverencia y alegraos con temblor” (Sal 2) (es decir es la alegría no de la risa vana y fatua sino del  gozo íntimo del corazón reverente hacia Dios). “Alegraos justos en el Señor y regocijaos” (Sal 97, 68, 33 y 32) (Joel 2:23), etc.

          ¡Cuánto más a partir de la venida de nuestro Salvador, debemos alegrarnos! Alegrarnos por la Buena Noticia que Dios se hizo hombre y no sólo estuvo sino que permanece con nosotros. La Buena Noticia que nos dio a la Santísima Virgen como Madre. Y que Ella está también con nosotros, y nos viene a visitar y a acompañarnos y a exhortarnos y guiarnos hacia la felicidad verdadera, la que no tiene fin.

          Cuando nos acercamos al Señor y acrecentamos la fe por medio de la oración y por la fe intensificamos la vida sacramental, cuando aprendemos a entrar en la intimidad a la que Dios nos llama, cuando, en fin, nos abrimos a la gracia y cooperamos con ella, entonces experimentamos paz y el gozo en el Señor y ésa es nuestra fortaleza.



P. Justo Antonio Lofeudo mslbs
www.MensajerosdelaReinadelaPaz.org

 
 
 

Imprimir esta pagina