Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Fr. Jozo Zovko

Octubre 2007

“¡Queridos hijos! Dios me ha enviado entre ustedes por amor, para conducirlos por el camino de la salvación. Muchos de ustedes han abierto sus corazones y han aceptado mis mensajes, pero muchos se han extraviado en este camino y nunca han conocido, con todo el corazón, al Dios del amor. Por eso los invito: sean ustedes amor y luz donde hay tinieblas y pecado. Estoy con ustedes y los bendigo a todos. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

 
 

Querida Familia Orante,

Una vez más la Reina de la Paz nos explica en su mensaje, el propósito de sus Apariciones. El origen y el propósito final es el amor de Dios, el cual envió a la Madre para guiarnos a nosotros hacia la salvación. La salvación es una gracia y es un llamado que necesitamos responder. Indistintamente podemos aceptarlo o rechazarlo. Dios tiene un respeto sin límites hacia el hombre que Él creo a su propia imagen. Siempre va a respetar su libertad y su libre voluntad. De acuerdo a nuestra decisión, seremos recompensados o rechazados.

Esa es la causa por la que tenemos grandes hombres, nuestros santos, quienes en los momentos o situaciones más difíciles supieron responder al llamado de Dios y a Su Voluntad. Supieron cómo perseverar en ese camino a pesar de las frecuentes pruebas difíciles. Todo lo que Dios hizo o dijo es por amor. Cuando observamos la Cruz, ese signo tan grande, solamente es por amor – la muerte y la reconciliación con el Padre son sólo por amor. Cuando observamos a la Iglesia y a los Sacramentos, la Revelación y a la gente que es feliz, todo eso es por amor. Toda la creación que da gloria a Dios es fruto de ese amor sin medida de Dios. La salvación es el significado de la Encarnación y el propósito de la vida de Nuestro Salvador, de su prédica y de su obra. Todo eso es amor y proviene del amor.

Este mensaje me habla tan claramente de diferentes tipos de personas – acerca de aquellos que aceptaron las Apariciones de nuestra Señora y Sus mensajes y aquellos que los rechazaron o que no los reconocieron en absoluto. Cuando la Madre nos dice que muchos abrieron sus corazones y aceptaron sus mensajes, la reconocemos y la escuchamos hablándonos directamente a nosotros. Ella nos esta hablando a nuestra Comunidad Orante y a la Familia de la Visitación de la Santísima Virgen María a Santa Isabel. No es fácil tener un corazón abierto a nuestra Madre y a Sus mensajes.

El abrir nuestros corazones es mucho más que realizar una peregrinación para cumplir nuestras promesas. Para abrir nuestros corazones no hay alternativa. Con la ayuda de Dios, nos hemos decidido a abrir nuestros corazones a cada uno de Sus mensajes y a vivirlos. Los mensajes de Nuestra Señora nos dan libertad, pero Ella continuamente nos exhorta a vivirlos. Cuán inmensamente importante es poner en práctica cada uno de los mensajes. La persona que vive los mensajes no está dispuesta a debatir sobre los mensajes y las apariciones – en cambio se esfuerza por dar frutos abundantes.

Sin nosotros, Nuestra Señora no puede realizar sus planes y proyectos. Por esa razón, cada uno es importante. Responder al llamado y vivir los mensajes hoy en día, es similar a vivir en una comunidad religiosa que tiene sus votos, sus metas y su misión.

Para llevar a cabo ese propósito, todos los dones y medios utilizados son una fuente de gracia que ayudan a su realización. Nuestro grupo orante se ha comprometido a seguir a Nuestra Señora, a cualquier costo, con nuestra vida y nuestro corazón, para aceptar el mensaje en el mundo actual. Los frutos no tienen medida. Son conversiones diarias. Especialmente este año, ha habido una gran multitud de peregrinos croatas, que como el hijo pródigo, ha decidido volver al Padre.  ¡Cuántos peregrinos son nuevos y vienen por primera vez! En mi corazón, no siento que hayan llegado tarde, los veo frente a la misma responsabilidad y llamado de la Madre para comenzar a vivir lo que Ella está pidiendo hoy y ahora.

Debe haber quienes recen el Rosario y las novenas. Debe haber quienes ayunen por todos los peregrinos, como lo hacemos nosotros, para que escuchen el mensaje y respondan a él. Debe haber quienes con sus oraciones, acompañen las conversiones, a los confesores y las confesiones, para que cada penitente pueda despojarse del viejo yo y vestirse con el nuevo – para que cada penitente pueda volver feliz a su familia y a su comunidad.

Una vez más, estamos llamados a ser LUZ y AMOR para todos aquellos que están sometidos a la oscuridad y al pecado. Imagínense que astutamente Satanás utilizó un Rosario de plástico como “blanco” (objetivo) para decir que tenía signos del mal. Queridos hermanos y hermanas, me siento obligado a decirles toda la verdad respecto a esto. Los signos y símbolos satánicos existen. Aquellos que le pertenecen a Satanás y a sus proyectos existen. Su propósito es siempre destruir la oración y todo lo que viene de Dios. No existe un Rosario satánico o una fábrica que hace rosarios satánicos. Todo Rosario que es bendecido recibe una bendición. Y se convierte en una clase de signo en las manos de quien lo reza. La pregunta correcta en la oración es “cómo oramos” y no que clase de Rosario rezamos o de qué material está hecho.

El Cáliz, la vestimenta para la Misa, la Iglesia y el Altar, todo debe estar bendecido y consagrado por que sólo están para servir a Dios y a sus propósitos. Se puede abusar de un objeto consagrado y bendito, así como lo es un Rosario bendecido. No tienen que tener miedo ni dudas. Cada Rosario bendecido es un llamado a la oración y es un medio en nuestras manos que utilizamos para orar. A través de algunos, Satanás triunfa en focalizar la discusión acerca del tipo de Rosario, para lograr así evitar que la gente ore y para confundir a los fieles. No tengan miedo. No tiren los Rosarios, que han recibido en Medjugorje que han sido bendecidos para orar. Nuestra Señora frecuentemente nos pide que llevemos un objeto o un signo bendecido con nosotros. El Rosario es un signo de tu fe y de tu confianza en Dios.  Es un signo de tu oración y de tu amor por Nuestra Señora. No permitas que el enemigo te perturbe. Solamente ora. Sé un signo para aquellos que no han llegado a conocer el amor de Dios.

Nuestra Señora dice que muchos se perdieron en el camino de la fe y el amor y nunca llegaron a conocer a Dios. ¿Por qué pasa eso? La naturaleza del hombre es buscar el amor, ser amado y amar. ¿Cómo es posible que haya personas que no hayan llegado a conocer el amor de Dios? Dios no es una teoría, una discusión superficial o un estudio inútil. No permitamos tener pensamientos vanos de Dios. Dios se hizo hombre. La persona que no ama al otro, jamás puede amar a Dios. El que no ama y acepta a Jesús, sus enseñanzas y su Iglesia, no puede nunca llegar a conocer al Dios del amor. Tantas religiones están llenas de miedo e incertidumbre. Nunca han recibido la confirmación de Dios en su camino. Tu fe sí la ha recibido y tu Iglesia es la certeza. Es por eso que ayudas a los paganos de hoy a encontrar a Dios.

Algunos han rechazado Medjugorje sin observar los frutos y las gracias. ¿Por qué? Muchos tratan de ocultar su miedo, debilidad y la pobreza de su arrogancia de distintas maneras y a través de excusas variadas – como la de esperar la decisión final de la Iglesia. Otros encuentran la excusa diciendo que no están obligados a creer en revelaciones privadas. Nuestra Señora no analiza las debilidades que han cerrado el corazón de tantas personas. Ella sólo dice que tantos se han perdido en el camino y nunca llegaron a conocer al Dios del amor en sus corazones. Ella nos llama a ser luz y amor donde hay oscuridad y pecado.

Queridos hermanos y hermanas, gracias por haber respondido al llamado de nuestra Madre tan buena y grande, a ser luz y amor para los demás.

Durante este mes oraremos por las siguientes intenciones:

  1. Por nuestra comunidad orante, que todos podamos comprender y aceptar con entusiasmo el vivir  los mensajes de Nuestra Señora; con un corazón abierto - teniendo así amor y paz, luz y auxilio en el camino hacia Dios y hacia todos los demás.
  2. Por la conversión de todos los que vienen a Medjugorje – que sus vidas cambien y den el fruto que Nuestra Señora desea. Que ellos puedan conocer al Dios del Amor con todo su corazón.
  3. Por todos los responsables de la Iglesia, que ellos puedan como Isabel, reconocer a Medjugorje y a la Madre de Nuestro Señor, que Él nos envía por amor para que ninguno se pierda. Oramos especialmente por el Santo Padre: el Papa Benedicto XVI, por los Obispos, sacerdotes y religiosos.

Muy queridos míos, como un reflejo de lo importante que somos para Nuestra Señora y para quienes nos rodean, los saludo a todos y oro por cada uno de ustedes.

Muy sinceramente suyo,
Fr. Jozo Zovko, O.F.M.
Siroki Brijeg, 29 de octubre de 2007

 
 
Imprimir esta pagina