Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Fr. Jozo Zovko

Abril 2006

“¡Queridos hijos! También hoy los invito a tener más confianza en mí y en  mi Hijo. El ha vencido con su muerte y resurrección y los llama,  para que a través de mí, ustedes sean  parte de su alegría. Hijitos, ustedes no ven a Dios,  pero si oran sentirán su cercanía. Yo estoy con vosotros e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

 
 

La confianza es de una dimensión muy importante en nuestra vida humana y Cristiana. Un niño debe tener confianza en sus padres y en aquellos que lo rodean. Ellos le dicen la verdad y él acepta todo con confianza. Esta tiene una influencia esencial en él y en su formación. Un estudiante debe tener confianza en su profesor y en su conocimiento. Él se apoya en el conocimiento del profesor, aceptándolo como propio. Un creyente debe tener confianza en su sacerdote y Catequista, en su director espiritual, ya que ellos le dicen la verdad y le transmiten la fe desde su experiencia y la experiencia de la Iglesia.

Una persona que está enferma debe tener confianza en su médico y en su diagnóstico y terapia. Un cliente de un restaurante debe tener confianza en la cocina y en la comida que le es servida. Nuestra vida entera está impregnada con confianza, y se apoya en la confianza. Cuando la confianza en alguien o algo se pierde, es entonces que la relación entera con la persona o movimiento decae.

Lamentablemente, esto pasa muy a menudo. Los enfermos pierden la confianza en la medicina y en los médicos porque ellos no les dan los resultados deseados. Cada uno puede romper la confianza que necesita para ser construida e invertida en él. Por ésta razón cada educador, padre, sacerdote y médico deben crecer diariamente e invertir máximamente en su educación y conocimiento.

Nuestra Señora, la Reina de la Paz, nos pide tener más confianza en ella y en su Hijo resucitado. ¿Porque? En éste tiempo, el enemigo ha movilizado los corazones de muchos para escribir artículos falsos, para confundir los corazones de los fieles y entristecer las almas de los desinformados. Cada día Satanás encuentra un camino y un medio para sembrar sus cizañas. Mientras que los peregrinos llegan a Medjugorje llenos de confianza en la Reina de la Paz, para encontrarse con Ella y aceptar y vivir con entusiasmo sus mensajes, el enemigo habla mal, ataca con escritos y en varias ocasiones y presentaciones. Nuestra Señora desea que nosotros no seamos sacudidos por cualquier habladuría o mala interpretación. Nuestra Señora desea para nosotros, que tengamos confianza en ella y en sus mensajes de modo que las gracias que fluyan a través suyo dentro de millones de corazones, no sean bloqueados por una barrera de desconfianza.

Cuánta angustia y dolor causó Tomás el Apóstol, en su comunidad. Él no creyó en su experiencia. Él rechazó sus testigos. Aunque Jesús continuó en contacto con él, era un incrédulo. Por esta razón, Jesús atraviesa la puerta cerrada frente a todos para consolarlos. ÉL llama a Tomás, que está presente, a mirarlo, a tocarlo y a poner la mano en Sus heridas. Todo esto ayudó a Tomás pero también ayudó a los Apóstoles. De hecho, ellos fueron todos sanados. La confianza nació y fue renovada y Tomás confesó: “Tú eres mi Dios y mi Señor”. Jesús, sin embargo, no elogió ésta declaración como una virtud. Al contrario, él enseñó a sus seguidores de todos los tiempos que “ benditos son los que no ven pero creen” – aquellos que creen en Jesús, su comunidad y su Iglesia.

Durante 25 años ciertos individuos han rechazado la experiencia de la Iglesia. Ellos no aceptan el fruto, ni lo valoran. Ellos tienen el coraje de levantarse contra los mensajes que son referencias fundamentales de Cristiandad y fe: El llamado diario a orar juntos, el llamado a vivir la Eucaristía y a celebrar el domingo como el “Día del Señor”, el llamado a vivir diariamente en la Palabra de Dios y el llamado al sacrificio, la confesión y la penitencia, como camino de conversión” ¿De dónde proviene la audacia para desvalorizar las conversiones de las cuales somos testigos? Estos son cambios maravillosos de vida en el nivel experimentado por el Apóstol Pablo, antes y en Damasco.

La gente ha perdido la confianza debido a las habladurías y al manto de sombras echado sobre los videntes, proclamándolos como manipuladores.
Todos somos testigos de éstos seis videntes y de la difícil y responsable tarea ante Dios, la Iglesia y los millones de peregrinos. Ellos no son impostores que escapan del lugar de los acontecimientos, del campo de batalla como los poderosos ateos de nuestro tiempo. En cambio, con el ayuno, vigilias, oraciones, sacrificios y su testimonio personal, ellos siempre muestran el camino a nuevos peregrinos.

Estamos agradecidos por la perseverancia de tantos sacerdotes que acompañan a sus peregrinos y unen sus preciosas experiencias de inmensurables gracias y dones que Nuestra Señora les da. Estamos agradecidos y llenos de admiración, con los sacerdotes quienes llenos de humildad sirven a los millones de corazones que desean quitar “la vieja persona”, en el Sacramento de la Confesión. Estamos agradecidos a ellos por hacer de la Misa diaria y la Liturgia solemne, un verdadero Banquete.

La Reina de la Paz desea pedirnos no ceder ante las habladurías y mentiras, y no inquietarnos frente a la propaganda del enemigo. En cambio, ella desea para nosotros que tengamos una confianza simple en sus gracias y proyectos, en sus mensajes y en los frutos, que, hasta ahora, ella ha dado a los suyos. Aquellos que se han convertido no nos permiten colocar a los mensajes y a la Reina de la Paz, en discusión. Todos aquellos que fueron sanados de enfermedades incurables, no nos permiten dudar de las apariciones de la Reina de la Paz. Todas las gracias que cambiaron millones de corazones, no nos permiten debatir acerca de los escritos de los incrédulos.

¿Como detener la propagación de la desconfianza? Solo con ayuno y oración. Las sacudidas del enemigo frente al Cristiano que ayuna y ora, y el polvo que levantan son arrastrados por el viento. No teman. Todo esto es un signo de que estamos en el camino correcto-el camino de Jesús, el camino de Nuestra Señora.

Mis queridos hermanos y hermanas elegidos, no solo tengan mayor confianza, sino una completa confianza en la Madre y en Jesús. Como siempre, permitamos con entusiasmo responder al llamado. Aferrémonos a los mensajes pues a través de la Madre, podremos ser parte de Su alegría y paz. Nosotros oramos y es por esto que sentimos a Dios. Nosotros oramos y es por esto que encontramos a nuestro Dios que nos garantiza: “Dondequiera que haya dos o más de ustedes reunidos en mi nombre, allí estaré”
Querido Jesús, por cada momento que hemos sentido Tu Divina cercanía. GRACIAS.

Este mes oraremos por las siguientes intenciones:

  1. Por todos los millones de peregrinos que se están preparando para venir a Medjugorje para encontrar a la Madre y hallar la paz y la conversión.
  2. Por todos los Obispos Croatas y sacerdotes a quienes nuestro Papa llama a ser “Constructores de Puentes”, constructores de paz, amor y unidad.
  3. Por el éxito de nuestro encuentro anual el 27 y 28 de Mayo de 2006, los cuáles serán los días de nuestro Pentecostés.

Mis queridos hermanos y hermanas, estoy muy feliz porque he enviado a casa a un grupo de Coreanos del seminario que se están preparando para su Bautismo.
He encontrado a los más grandes cirujanos y músicos de hoy quienes se convirtieron en Medjugorje.
Les agradezco a ustedes por sus oraciones y ayunos. Calidamente los saludo, oro por cada uno de todos ustedes y los espero para el encuentro anual.

Sinceramente,
Fr. Jozo Zovko, OFM
2 de Mayo, 2006.

 
 
Imprimir esta pagina