Reflexión del Mensaje de la Santísima Virgen
María Reina de la Paz

Por el Fr. Danko Perutina

Junio 2008

SEAN PORTADORES ALEGRES DE LA PAZ Y DEL AMOR

"¡Queridos Hijitos! También hoy, con gran alegría en mi corazón, los llamo para seguirme y para que escucheis mis mensajes. Sean portadores alegres de la paz y del amor en este mundo sin paz. Estoy con vosotros y os bendigo con mi hijo Jesús, el Rey de la Paz. Gracias por haber respondido a mi llamado."

 
 

Fr. Danko Perutina

Fue hace 27 años cuando Nuestra Señora se presentó en Medjugorje como la Reina de la Paz. A través de todos estos años ella pacientemente nos ha enseñado y nos ha llamado como una madre cariñosa para celebrar y practicar los sacramentos. Ella nos ha estado llamando a la conversión, a ayunar, hacer penitencia y a adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar. En su mensaje que marca el 27avo. aniversario de sus apariciones, nos dice con gran alegría en su corazón que nos llama para seguirla y para que escuchemos sus mensajes. Pensando en su último mensaje, así como los otros que hemos escuchado hasta ahora, no debemos nunca olvidar la regla de refrán de St. Luis Grignion de Montfort: ¡A Jesús a través de Maria! Maria siempre junta a la gente alrededor de su hijo. Ella nos llama a una entrega total a Jesús porque solamente Él puede hacer de cada uno de nosotros una persona digna del cielo. Nuestra Señora nos da un ejemplo de cómo ser fiel a Dios, de cómo vivir nuestra fe y cómo vivir por la fe. Ella participó en los hechos del Espíritu Santo desde el principio. Por lo tanto la iglesia, que es también el trabajo del Espíritu Santo, ora junto con Dios quien ha hecho grandes cosas. Nuestra señora es ante nosotros como un gran regalo, como la más hermosa imagen de la iglesia. Ella habla con palabras sencillas que atraen a tanta gente de todo el mundo. Sus mensajes son facilmente comprensibles para ambos, desde el más pequeño hasta el más viejo.

Nuestra Señora nos llama para ser portadores de la paz y del amor en este mundo sin paz. Hoy día atestiguamos peligros serios que la humanidad confronta, como el armamento nuclear, enfermedades varias, calentamiento solar, pobreza. La gente vive en gran miedo. Nuestra Señora lo sabe. Es por eso que ella nos ha estado llamando a todos los Cristianos, a los fieles, a ser portadores de la paz y del amor en este mundo sin paz desde el comienzo de sus apariciones. En el tercer día de sus apariciónes Nuestra Señora nos dio el primer gran mensaje: " ¡Paz, paz, paz - y solamente paz! ". Después de eso, ella repitió dos veces: " ¡La paz debe reinar entre el hombre y Dios, y entre la gente también! " Una paz verdadera puede venir solamente de Dios, quien ha llegado a ser “Nuestra Paz" en Jesús a través de Maria. (Efe. 2.14). " Este mundo no puede dar" esta paz (Juan 14.27). Es por eso que Cristo ordenó a sus apóstoles que lo llevaran a través del mundo (Mat 10.11) de modo que toda la gente puedan ser "hombres de paz" (Lucas 10.6). A veces tendemos en buscar el desosiego en otros porque es más fácil actuar de esa manera. Sin embargo, debemos primero encontrar esta fuente en nosotros mismos y arreglarla. La fuente del desosiego es un pecado al que debemos renunciar, creando así las condiciones para que Dios trabaje en nosotros.

Al final de su mensaje, Nuestra Señora nos bendice con su hijo Jesús, el Rey de la Paz. Estimados devotos de la Reina de la Paz, digámos sí a la paz en nuestros corazones, escojamos a Dios para permitir así que Jesús sea el Camino, la Verdad y la Vida en nosotros.

Padre Danko Perutina
Medugorje 26/06/2008

 
 
Imprimir esta pagina