DISPOSICIONES GENERALES PARA LOS SACERDOTES EN PEREGRINACION A MEDJUGORJE

En nombre de todos los sacerdotes que sirven en esta parroquia, deseo darles una sincera bienvenida a la parroquia de Medjugorje. De todo corazón les agradezco el deseo y la disposición a visitar este lugar de gracia y oración. Que Dios todopoderoso, por intercesión de nuestra Madre celestial, la Reina de la Paz, premie todo el empeño y los esfuerzos que hacen para venir a este lugar. Que Dios, a través de ustedes y de vuestro servicio sacerdotal, se glorifique también en este lugar, en el cual se ofrecen abundantemente medios de salvación a los creyentes de todo el mundo. Estoy convencido de que vuestra venida y permanencia en este lugar de oración representará para ustedes un renovación espiritual. En qué medida los creyentes de nuestro tiempo moderno necesitan al sacerdote – distribuidor de los misterios de Dios, pienso que en este lugar lo van a sentir de la mejor manera.

Por eso es que de esta forma me he atrevido a pedirles que con el poder de vuestro servicio sacerdotal y el mandato de la Iglesia que poseen, sean anunciadores de la misericordia de Cristo y de su amor hacia todos nosotros. A fin de que vuestra permanencia en nuestro ámbito sea lo más placentera y útil posibles, deseo mencionarles determinadas disposiciones y reglas a las cuales hay que atenerse. Les rogaría leerlas atentamente y ponerlas en práctica:

Les rogamos que se atengan totalmente a las normas de la Iglesia previstas en el Código de la Ley Canónica, a los preceptos litúrgicos generales, y a las reglas impartidas por parte de las autoridades eclesiásticas competentes con relación a la vida y al trabajo sacerdotal.

A fin de que puedan participar en la vida litúrgica de la parroquia, de acuerdo con los preceptos de la Iglesia, es necesario tener una carta certificada (celebret) de vuestro Ordinario o de vuestro superior, no más antiguo de un año (ver Código de la Ley Canónica, can. 903).

Les rogamos traer consigo el hábito santo (alba y estola). La celebración de la Eucaristía no está permitida sin el hábito santo prescrito en las rúbricas litúrgicas (ver Código de la Ley Canónica, can. 929).

Si acaso tienen las autorizaciones necesarias, tienen la posibilidad de concelebrar en la Santa Misa en vuestro idioma natal o en un idioma que comprendan, en el horario previsto de las Santas Misas diarias. Si acaso deseen presidir la Santa Misa o decir la homilía, preséntense al personal de la parroquia encargado oficialmente de autorizar tales peticiones.

En la homilía, aténganse a las indicaciones de la Iglesia, tomando en cuenta las diversidades nacionales, culturales y de otra índole de los peregrinos presentes en la Santa Misa.

Está permitido celebrar la Santa Misa solamente en un lugar sagrado, oficialmente autorizado. Por decisión explicita del obispo local, está prohibido celebrar la Santa Misa en las pensiones, casas privadas en las cuales alojen, en los montes o en cualquier comunidad o capilla que se encuentre en el área de la parroquia de Medjugorje (ver Ordinariado episcopal Mostar Núm. 525/99.). Para cualquier aclaración pueden dirigirse a la Oficina de informaciones.

La parte central litúrgica del día es el programa de oración vespertino. Están invitados, si acaso han cumplido con las condiciones mencionadas anteriormente, a concelebrar en la Santa Misa vespertina.

Antes de la Santa Misa, les rogamos inscribirse en el Libro de evidencia que se encuentra en la sacristía de la iglesia parroquial (nombre, apellido y nombre del país del cual provienen). Todas las intenciones para la misa son de vuestra elección.

Si acaso, de acuerdo con los preceptos de la Ley Canónica, tienen licencia para confesar, les rogamos se pongan a disposición de los peregrinos para la confesión en su idioma natal o en los idiomas que además hablen.

Con ocasión del Sacramento de la Confesión, deben estar vestidos de acuerdo con las normas litúrgicas prescritas (alba y estola). Es mejor no confesar fuera de los confesionarios, excepto si hay una razón justificada. (Ver Código de la Ley Canónica, can. 964).

Con vuestro grupo de peregrinos pueden organizar encuentros de oración en lugares ad hoc (Monte de las Apariciones, Krizevac, Cristo Resucitado…), poniendo atención en no molestar a otros peregrinos.

Durante el programa de oración vespertino comunitario en la iglesia parroquial, no está permitido organizar cualquier otro programa de oración en el área de la parroquia.

Los únicos que tienen autorización para realizar encuentros y dirigirse a los peregrinos en el recinto de la iglesia, son los sacerdotes que tienen mandato canónico en la parroquia. Todos los demás deben dirigirse al párroco para obtener tal autorización.

Sin la aprobación del párroco, en el área de la parroquia no está permitido organizar “oraciones de curación” y “oraciones de imposición de manos”. Si acaso han obtenido un permiso especial, tienen el deber de atenerse estrictamente a las normas de la Iglesia.

En la medida de nuestras posibilidades, estamos a disposición de todas vuestras necesidades sacerdotales.

 

Con la bendición de Dios,


Dr. P. Ivan Sesar, OFM, párroco de Medjugorje

 

 
 
Imprimir esta pagina