Las apariciones de la Virgen

En 1981, debido al inicio de las apariciones, la vida de la parroquia cambió. Además de los seis videntes, la Virgen ha elegido a toda la parroquia y a los peregrinos para que sean sus testigos y colaboradores. Esto está particularmente explicitado en el siguiente mensaje: “He elegido esta Parroquia de una manera muy especial y deseo guiarla.” (01.03.1984.)

El 24.6.1981 hacia las 18 horas, seis jóvenes de la parroquia, Ivanka Ivankovic, Mirjana Dragicevic, Vicka Ivankovic, Ivan Dragicevic, Ivan Ivankovic et Milka Pavlovic, vieron, sobre la colina Crnica, a algunos centenares de metros sobre el lugar llamado Podbrdo, a una mujer joven con un niño en brazos, que haciéndoles gestos con la mano los invitaba a aproximarse: sorprendidos y atemorizados no lo hicieron.

Al día siguiente a la misma hora, el 25.6.1981, cuatro de ellos, Ivanka Ivankovic, Mirjana Dragicevic, Vicka Ivankovic e Ivan Dragicevic, se sintieron fuertemente atraídos hacia el lugar donde, el día anterior, habían visto a la que reconocieron como Nuestra Señora. Marija Pavlovic y Jakov Colo se unieron a ellos. El grupo de los videntes quedó así conformado. Oraron con la Virgen y hablaron con ella. Desde ese día, comenzaron a tener apariciones cotidianas en forma conjunta o individual. Milka Pavlovic e Ivan Ivankovic nunca más la volvieron a ver.

Al tercer día del inicio de las apariciones, el 26 de junio de 1981, la Virgen hizo su primer llamado a la paz mediante las siguientes palabras: “¡Paz, paz, paz y sólo paz! La paz debe reinar entre Dios y los hombres, y entre los hombres.” Atraído por las apariciones y por el llamado de la Virgen, el pueblo – los parroquianos en primer lugar, luego la gente de los alrededores y finalmente gente del mundo entero – comenzó a reunirse allí y a orar.

Desde el inicio de las apariciones comenzaron las persecuciones a los videntes, a sus padres y a sus familias, a los parroquianos, a los sacerdotes e incluso a los peregrinos. Los videntes fueron llevados para ser interrogados por la policía y para ser sometidos a exámenes psiquiátricos; siempre resultaron gozar de buena salud. Hecho igualmente confirmado por exámenes que les fueron practicados en los años subsiguientes.

El padre Jozo Zovko, que era entonces el párroco, fue arrestado al mes y medio de las primeras apariciones. Un tribunal comunista condenó lo condenó a tres años y medio de cárcel siendo inocente.

Gracias a las apariciones de la Virgen, Medjugorje – una parroquia rural común –, se transformó en un lugar que congrega a una multitud de peregrinos venidos de todas partes del mundo (en el curso de los 20 primeros años, alrededor de 20 millones), y por tanto en uno de los mayores centros de oración del mundo, comparable con Lourdes y Fátima. Incontables testimonios de peregrinos atestiguan que precisamente en este lugar han encontrado la fe y la paz.

Según el testimonio unánime de los videntes, la Virgen les da mensajes para ser transmitidos a la parroquia y al mundo. Tratan principalmente sobre la PAZ, la FE, la CONVERSIÓN, la ORACIÓN y el AYUNO. Los parroquianos y los peregrinos deben primero convertirse en testigos de las apariciones y de los mensajes, para luego, junto con los videntes, colaborar con la Reina de la Paz para el cumplimiento de su plan: la conversión del mundo y su reconciliación con Dios.

A fines de 1982, la Virgen por medio de locuciones interiores (Locutio cordis) se dirigió a dos niñas de diez años: Jelena y Marijana Vasilj. De 1983 a 1987, a través de su grupo de oración, la Virgen dio consejos al movimiento de oración que se formó desde el inicio de las apariciones.

Los mensajes de la Virgen en Medjugorje forman una escuela específica de paz, de oración y de amor.

En conformidad con el Decreto del Papa Urbano VIII y las directivas del Concilio Vaticano II, el autor no tiene la intención de anticiparse al juicio de la Iglesia sobre el carácter sobrenatural de los hechos y mensajes referidos sobre estas páginas. Este juicio corresponde a las autoridades competentes de la Iglesia, a las que se somete plenamente el autor. Las palabras « apariciones, mensajes » y similares tienen aquí un valor de testimonio.

 
 
Imprimir esta pagina