Impresiones de una Peregrinacion a Medjgorje

Todos los años llevo una Peregrinación a Medjugorje en el mes de julio.

Me gustan los grupos pequeños, entre 32 y 36 personas, con un número máximo de cuarenta.

Pero este año se me disparó el número, quizás porque he vuelto a dar proyecciones de diapositivas sobre Medjugorje y eso ha animado a varias personas para unirse a la Peregrinación.

De hecho, tuve que cerrar el grupo con 55 personas, que es el número de asientos del autobús, que nos tenía que trasladar de Dubrovnik a Medjugorje y regreso. Venían personas de distintos puntos de España: Madrid, Palencia, Lugo, Asturias, La Rioja, Murcia, Salamanca, Las Palmas, Granada, Sevilla, Barcelona. En Dubrovnik se nos unieron Nieves, que venía desde México con dos de sus hijas y Lilian, que venía desde Miami con dos de sus hijos. Un grupo fenomenal.

Intentaré hacer un resumen de lo que hemos hecho y vivido en estos 6 días de estancia en Medjugorje.

Todas las mañanas teníamos Misa para nuestro grupo en la Capilla de la Adoración. En nuestro grupo venían dos sacerdotes, pero siempre concelebraron más, pues se nos unieron el Padre Carlos de Barcelona (con el que coincidimos frecuentemente) y otros sacerdotes que venían con otros grupos de peregrinos  de países hispanoamericanos (Panamá, Argentina…).

Aprovechábamos las mañanas para las visitas, testimonios y charlas de los sacerdotes, videntes y Comunidades.

El primer día, por la mañana, después de “nuestra” Misa, tuvimos una autentica “catequesis” de Filka, nuestra Guía, a la que considero una alumna muy aventajada de la Escuela de Medjugorje. Sólo diré que habló durante casi 3 horas y todos (casi todos, pues el cansancio del viaje también se notaba) escucharon atentamente, muy interesados.

El martes, en la explanada, desde el “templete”, nos habló Ivanka, la joven (entonces) que fue la primera en ver a la Virgen en la tarde del 24 de junio de 1981. Su testimonio fue muy sencillo. Describió detalladamente lo ocurrido en esa tarde y la tarde del día siguiente. Su madre había fallecido dos meses antes. Nos contó que tuvo la gracia de ver a su madre, durante una aparición de la Virgen, “tal y como os estoy viendo a vosotros ahora”.

“La Virgen me ha contado Su Vida, y me ha hablado del futuro de la Iglesia y del mundo. Cada vidente tiene una misión. La mía es rezar por las familias. Todos los días rezo por las familias. En la última Aparición (Ivanka solo ve a la Stma. Virgen una vez al año, el 25 de junio) la Gospa me habló del 5º “Secreto” y me dio Su Bendición Maternal. Todos tenemos que colaborar para que se cumplan los proyectos de La Gospa…”

El miércoles nos habló Ivan, también en la explanada. Yo he oído hablar muchas veces a Ivan, en su casa, en el bosquecillo, en la explanada, pero nunca con la claridad y profundidad de esta vez (o tal vez, nunca me llegó tan dentro como ahora). Me gustaría poder transcribir su testimonio completo, pero sólo dispongo de algunas frases que pude tomar  a “vuela pluma” mientras nos hablaba:

“María nos lleva a todos en Su Corazón.

Hace 29 años La Gospa me eligió como su instrumento. Muchas veces le he preguntado, Madre, ¿por qué yo, por qué me has escogido a mí? Y Ella me respondió:”Hijo, yo no busco a los mejores”

Medjugorje es una Escuela de Paz, Oración y Amor. En esta Escuela me esfuerzo para ser un buen alumno. Pero es una gran responsabilidad, pues al que Dios le da mucho, también le pide mucho.

Lo más importante de los Mensajes es:

Paz

Conversión

Regreso al Padre, a Dios,

Oración con el corazón

Amor,

Perdón, Confesión

Eucaristía

Esperanza

Oración con el corazón, no mecánicamente, no rutinariamente, solo con los labios. Rezar con el corazón es rezar desde el amor y con amor. Rezar con todo nuestro ser, para que nuestra oración sea un encuentro con Jesús, un descanso en Jesús. Alegraos en la oración. El que ora no puede temer al futuro.

Rezar más para reza mejor. Rezar más depende de nosotros, rezar mejor es una gracia que se consigue rezando más.

El tiempo no es un problema. El problema es la falta de amor. Cuando nos gusta algo siempre encontramos tiempo para ello.

Es imposible describir a la Stma. Virgen, no hay palabras. Pero podemos entender lo que Ella nos dijo. “Soy bella porque amo. Si amáis también seréis bellos”.

A veces necesito varias horas después de la Aparición, después de estar con Ella, para volver a este mundo.

Cuando le preguntamos quién era nos dijo: “Soy La Reina de La Paz”.

Este mundo y la humanidad se encuentran en un gran peligro, el peligro de destruirse a si mismo. ¡Cuánta paz necesita el mundo! ¡Cuánta paz necesitan las familias!

Ella viene a nosotros porque quiere ayudarnos, alentarnos, consolarnos, enseñarnos, llevarnos a Su Hijo, porque sólo en El esta nuestra Paz.

El mundo, la humanidad, pasa por momentos difíciles, de crisis y la mayor crisis es que se ha alejado de Dios. Quieren hacer un mundo sin Dios.

Ya no rezan las familias, no hay tiempo de los padres para los hijos, ni de los hijos para los padres. ¡Y cuántas infidelidades! Por eso viene la destrucción de la familia, de tantas familias.

Cada familia tiene que ser un centro de oración, para que así pueda llegar la paz y la armonía a nuestras familias. No hay Iglesia viva, sin familia viva. Renovad la oración en familia.

Ella quiere sacarnos de estas tinieblas y quiere traernos La Luz y La Esperanza.

Si no hay paz en el corazón del hombre, si no hay paz y unidad en las familias, no puede haber paz en el mundo.

Por eso, Ella nos dijo: “No habléis de paz, vivid la paz, trasmitid paz”.

El mundo de hoy necesita una sanación espiritual. Está espiritualmente enfermo, en coma espiritual…

Ella quiere levantar a esta humanidad pecadora. Quiere levantarnos, ayudarnos, para que recibamos Su Paz.

Y Ella nos dice: “Queridos hijos, Yo os necesito para poder extender la Paz”.

La Virgen no se cansa de venir, de advertirnos, de repetir Sus avisos. No ha venido para asustarnos ni para hablar del fin del mundo. Viene como La Madre de La Esperanza.

La Santa Misa debe ser el centro de nuestra vida. Ella nos dijo que La Misa es más importante que una Aparición.

Esta tarde, durante la aparición, os encomendaré a todos vosotros. Que vuestra venida aquí sea el comienzo de una renovación espiritual.

Este es el tiempo de la responsabilidad, del compromiso. Debemos aceptar con responsabilidad lo que la Virgen nos ofrece y responder a Su Llamada…

Sólo este testimonio vale por una Peregrinación, encierra todo un programa de vida y resume el Mensaje de Medjugorje.

Insisto en que lo tomé a “vuela pluma” y faltan frases. Pero aún así, es una autentica joya y deberíamos leerlo y releerlo muchas veces…

Ya que estoy hablando de Ivan, aprovecho para comentar que el viernes por la noche, fue con su grupo de oración a la “Cruz Azul”, para hacer oración y tener otra Aparición de nuestra Señora. Es increíble ver cómo tantos centenares de personas pueden concentrarse en un espacio tan reducido, desafiando las leyes de la física y del espacio. Y todo con orden, buena disposición, paciencia, sonrisas, amabilidad de unos con otros. Eso me parece un claro don de Dios.

Estuvimos un buen rato rezando y cantando y a las diez de la noche, aproximadamente, Iván tuvo la aparición. La Stma. Virgen venía muy contenta, feliz. Ivan le encomendó a todos los peregrinos presentes en Medjugorje, especialmente los enfermos. La Stma. Virgen nos miró a todos y cada uno de nosotros. Nos bendijo con su Bendición maternal. Le dijo que pidiéramos por los sacerdotes y las vocaciones sacerdotales. La Santísima Virgen se llevó con Ella todas nuestras intenciones y necesidades. Y se despidió diciendo: Id en la Paz de Dios.

Continúo con el relato de nuestras actividades por la mañana.

Poco después del testimonio de Iván en la explanada, nos habló el Padre Danko. No voy a transcribir las notas que tengo de su charla. Sólo alguna cosa. Habló de la distinción entre “turista” y “peregrino”. Tenemos que venir como peregrinos, no como turistas. A la Gracia no se la puede fotografiar ni grabar. Sólo se puede grabar en el corazón, en nuestro interior.

Muchos han experimentado por primera vez lo que es la Paz al venir a Medjugorje.

Tenemos que cambiar nuestras vidas. Ese es el mejor testimonio de Medjugorje. No intentemos cambiar a los demás, eso solo puede hacerlo Dios. Pero sí podemos, con la gracia de Dios, cambiar nuestras vidas.

Si tu oración no cambia tu vida, cambia tu forma de hacer oración.

Nos lanzó la siguiente pregunta: ¿Cuántas veces sonríes cada día?

Si nosotros no somos la sal de la tierra, ¿quién lo será?

Debemos ser testigos en el mundo para modelarlo, porque si lo modelan otros lo harán de otra manera

Nos habló de las numerosas vocaciones sacerdotales surgidas por Medjugorje. Han recogido más de 400 testimonios de vocaciones sacerdotales, testimonios muy diversos e interesantes. Todos coinciden en que en Medjugorje han sentido el Amor de Dios y la cercanía, la Presencia de la Virgen, de un modo “especial”…

Más de ochenta vocaciones de Estado Unidos, más de setenta de Italia, más de treinta en Alemania, más de veinte en Austria. Y de otros muchos países como México, Corea, Canadá…De España seis vocaciones.

El viernes nos habló el Padre Svetozar. Fue una charla larga y profunda, quizá demasiado profunda. Por eso, aquí es más difícil poner unas frases aisladas, pues no sería fácil entenderlas.

Nos preguntó: ¿A qué hemos venido? ¿Qué buscamos? ¿Hemos hecho bien en venir? ¿Habríamos venido si no hubiera Apariciones?

Puso a María como ejemplo de obediencia y fidelidad a Dios. María puso su cuerpo y su persona al servicio de Dios. Jesús es carne de su carne y sangre de su sangre (no hubo intervención de varón). “María es la Eucaristía permanente”.

María escucha y se pone en camino: Belén, Isabel, Egipto, Caná, El Calvario. Nosotros también nos hemos puesto en camino, hemos dado el primer paso. Hemos de ponernos en la situación de María, imitarla, poner nuestro cuerpo y nuestra persona a disposición de Dios. Nuestro cuerpo debe convertirse en la Palabra encarnada de Dios. Que nuestro cuerpo, nuestra persona, se haga Palabra de Dios, testimonio de Dios.

Si mi vecino no sabe que soy creyente es porque, realmente, no lo soy.

Cuando volvamos a casa es cuando empieza nuestra peregrinación, cuando se ejercita nuestra Fe. No podemos vivir o quedarnos solamente con los momentos “bonitos”.

No vale la pena hablar de Medjugorje. Tienen que notar nuestro cambio interior. Tienen que ver algo distinto en nosotros, tienen que ver algo de Cristo en nosotros.

Vuestra peregrinación comienza al volver a casa. No se nos pide nada especial. La Virgen nos recomienda los sacramentos. Tenemos que vivir de los sacramentos. Vive de los sacramentos y sé feliz, ve a Misa y sé la persona más feliz del mundo.

No os preocupéis de los demás. Vosotros no podéis hacer nada. Dejadlo en manos de Dios. Dios te busca a ti, no a tus hijos ni a tus vecinos. Tú eres lo más importante para Dios.

Sinceramente, me parece una charla mutilada y he dudado entre poner estas pocas frases o no poner nada. Me he decidido por poner estas pocas frases, porque a mí hubo una frase que me tocó muy dentro: “Tú eres lo más importante para Dios”. Y la viví especialmente, esa tarde, en la veneración de la Cruz. Vi a Jesús en la Cruz por mí. Entendí que El hubiera aceptado su Pasión y su Cruz aunque fuera sólo por mí (por el “yo”, “mí”, que somos cada uno de nosotros).

Esa frase todavía la llevo dentro y se lo digo al Señor:” Jesús, quiero creer y vivir que yo soy lo más importante para ti”.

No es una frase para entenderla, es para sentirla. Y , por supuesto, no es una frase ni exclusivista ni que te compara con nadie : Dios y tú..

 

Comunidades.

Visitamos 3 Comunidades. Una, inesperadamente, el jueves por la noche. Fuimos a la Comunidad Cenáculo masculina, la de siempre, pues iban a representar el “Hijo pródigo”. Han hecho un teatro bastante grande y allí nos reunimos varios centenares de peregrinos, especialmente italianos.

Primero tuvimos unos momentos de “divertimento”, como si fuera una discoteca para creyentes, donde se canta, se baila y se alaba a Dios. Yo veía a la gente eufórica, cantando, batiendo palmas, levantando los brazos y alabando a Dios.

Luego vino la representación, que fue realmente emocionante. Vi a muchas personas sin poder contener las lágrimas. Realmente lo hicieron muy bien. Fue un regalo, inesperado, que nos gustó a todos.

En consonancia con esto, quiero añadir, que el martes por la noche hubo “juerga mística” delante de la iglesia parroquial. Un numeroso grupo de italianos con guitarras y otros instrumentos, animados por 7 frailucos, estaban cantando y bailando, en un ambiente de alegría y fraternidad. Muchísimas personas nos unimos al grupo, algunos cantando con ellos y otros observando con admiración.

Medjugorje no es solo “la parroquia del mundo” o “el confesionario del  mundo”, como algunos han dicho, sino también un testimonio de de alegría y sana diversión, que puede ofrecer a los jóvenes la alternativa de una discoteca en la que se canta, se baila y se alaba a Dios. Esto llega a su máxima expresión en el Festival de la Juventud, iniciativa del Padre Slavko, que se ha consolidado y se repite todos los años en la primera semana de agosto. Yo tuve la suerte (la gracia) de participar en las 4 primeras ediciones.

El viernes, visitamos la comunidad “Padre Misericordioso”, fundada por el Padre Slavko en 1999 y continuada por el Padre Svetozar y dedicada a recibir a jóvenes toxicómanos. Yo había estado varias veces en la “Aldea de la Madre”, fundada también por el Padre Slavko para recoger, atender, educar y formar a niños abandonados o desamparados. Pero esta comunidad no la conocía.

Nos hablaron dos jóvenes, uno de Macedonia y de religión Ortodoxa y otro de Kosovo, de religión musulmana, aunque ninguno de los dos eran practicantes antes de entrar en la Comunidad.

El primero, que llevaba varios años en la Comunidad, nos habló precisamente de la Comunidad. Tiene una capacidad para 40 personas. Nos contó un poco la historia de la comunidad. Han abierto otras dos casas en otros dos países (uno es Eslovenia, el otro no lo pude apuntar)

Los 3 pilares de la Comunidad son : Oración, trabajo y comunicación (compartir, abrirse a los demás)

Ponemos a Dios en el primer lugar.

En la comunidad hay personas de diversas religiones, pero nuestra espiritualidad es Católica y Mariana.

Llevan una vida dura de trabajo y oración. Rezan varias partes del Rosario todos los días, Misa, oración personal, lectura de las Sagradas Escrituras, Adoración Eucarística 2 veces a la semana…

No tenemos televisión, ni periódicos, ni teléfonos móviles, ni internet…

Hacemos deporte (futbol) y como premio nos permiten ver algunos partidos de futbol o alguna película que sea buena, que esté de acuerdo con su “programa”.

El otro joven, nos dio su testimonio personal : Cómo entró en el mundo de la droga, del que no podía salir, estando cada vez más atado y esclavizado. Un conocido la habló de una comunidad que había en Medjugorje y que a él le ayudó a salir de la droga y a rehabilitarse (Comunidad Cenáculo de Sor Elvira).

Casi desesperado y sin confianza, se vino a Medjugorje y como no recordaba el nombre de la Comunidad , cogió un taxi y le pidió al taxista que le llevara a una Comunidad para toxicómanos.

En vez de llevarme a la Comunidad Cenáculo, me trajeron aquí, donde estoy ahora.

Nos contó sus primeros días en la Comunidad, su rebeldía interior, su desconfianza y cerrazón inicial.

Me llamaron la atención dos frases suyas : “Cuando estaba fuera de la Comunidad, lo tenía todo, pero no era feliz. Ahora tengo muy poco, pero soy, feliz, me siento libre y tengo paz”.

¡Qué bonita lección para esta sociedad consumista, materialista, hedonista!

También visitamos, el sábado después de comer, la Comunidad Cenáculo femenina. Tampoco la conocía. Siempre había ido a la masculina.

Igualmente, nos hablaron dos jóvenes, una sobre La Comunidad y la otra dando su testimonio personal.

Son dos Comunidades muy similares, Cenáculo y Padre Misericordioso. De hecho, el Padre Slavko se inspiró en la comunidad Cenáculo y su forma de vida es muy similar.

Nos dijeron que en marzo de este año La Iglesia ha reconocido la obra de Sor Elvira como Orden. En ella hay sacerdotes, religiosos y religiosas, aparte de las comunidades de Laicos : masculinas, femeninas y mixtas (para matrimonios).

Vivimos de la Providencia. Si nos falta algo rezamos.

Para nuestra rehabilitación no tenemos ni psiquiatras, ni médicos, ni utilizamos medicamentos (sólo para las enfermedades comunes).

Nos basamos en la Oración y el trabajo.

Aprendemos a comunicarnos unos con otros, a pedir perdón, a dar las gracias. Nos levantamos en público y pedimos perdón, cuando creemos que hemos ofendido a otra persona

Aprendemos a ser sinceros, a decir la verdad. Aprendemos a ser libres y a conocer la verdadera Alegría.

Entré en la comunidad con 16 años y un hijo. Ahora el niño tiene 8 años. Su padre está en la Casa masculina. En esta Comunidad (la femenina) tenemos 8 niños…

Fueron testimonios muy similares a los de los jóvenes de la Comunidad Padre misericordiosos.

Curiosamente, la otra joven, también manifestó que lo tenía todo y no era feliz.”Yo lo tenía todo, estudiaba en la Universidad, tenía un buen trabajo…”

Aquí he conocido el sentido de la vida. Trabajo con una sonrisa, no por dinero. Me preocupo por los demás. Veo el mundo con otros ojos.

 

Tanto en una Comunidad como en otra nos dijeron que ellos nunca tiran nada de comida. Lo aprovechan todo.

 Incluso nos contaron que cuando llega uno nuevo y se le asigna el “ángel” para que le acompañe, le cuide y le atienda las primeras semanas, si este (el nuevo) se deja algo de comida en el plato, el “ángel” la tienen que acabar.

Las dos jóvenes nos hablaron del peligro de maleducar a los niños : consentirlos, no negarles nada, acceder siempre a sus caprichos, no forjarles en el esfuerzo, en el sacrificio, en la renuncia…

El sábado visitamos el “Castillo” de Patrick y Nancy. Nos recibieron en una salita con capacidad para decenas de personas, en la que se estaba bastante fresquito, pues las paredes eran muy gruesas.

Allí nos dieron su testimonio, que resumo brevemente para no hacer este relato interminable.

Patrick era multimillonario y su “dios” era el dinero y la buena vida. Dos divorcios y una vida llena de placeres. Con varios hijos, que llevaban una vida similar a su padre : divorcio, borracheras…Conoció a Nancy, se enamoró de ella, pero su vida siguió igual. Hasta que un día llegó a sus manos un librito con los mensajes de la Virgen en Medjugorje. Lo abrió y encontró un Mensaje que era claramente para él. Ese Mensaje cambió su vida. La Virgen había hablado para él en Medjugorje…

“Si la Virgen vive en Medjugorje, yo quiero ser su vecino”.

Lo vendió todo y se vino a Medjugorje, donde construyó este imponente castillo, que ha puesto a disposición de los sacerdotes que vienen a Medjugorje. En el pasado retiro de sacerdotes, albergó a un centenar en su castillo…

El Rosario ha salvado mi familia. Mis hijos han cambiado, gracias al Rosario.

Es un testimonio interesante, que nos lo dio con alegría y sinceridad, sonriendo continuamente.

Quiero hacer una breve mención a lo que nos contaron Nieves y Lilian sobre John Rick Miller, un importante hombre de negocios, que se convirtió también por Medjugorje en 1988 y que recorre el mundo dando su testimonio, formando cenáculos de oración e impulsando la consagración de las personas, familias, ciudades y naciones, al Corazón Doloroso e Inmaculado de Maria y al Sagrado Corazón de Jesús.

Nos hablaron del encuentro de Rick Miller con Álvaro Uribe, presidente de Colombia y los frutos de ese encuentro…

 

Subida a los “montes”

El segundo día, a las 5 de la mañana, subimos a la “Colina de las Apariciones”, al Pbrdo, que es donde empezó todo, donde la Stma. Virgen se apareció los primeros días.

Subimos casi todo el grupo. Rezamos el rosario completo, deteniéndonos ante las representaciones de los Misterios, realizadas por un escultor italiano con más de 80 años y que son una maravilla. Terminamos ante la imagen de piedra, donada por un magnate coreano como respuesta a una gran gracia que recibió y que le llevó convertirse al Catolicismo y cambiar de vida.

El tercer día, también a las 5 de la mañana, para evitar el calor, subimos al Krizevac, monte de la Cruz, donde en 1933 se levantó una imponente Cruz de piedra de unos 8 metros, para conmemorar los 1900 años transcurridos desde que Jesús dio su vida por nosotros en la Cruz.

Aquí sólo subimos la mitad del grupo, parando en todas las estaciones, meditando el Via Crucis, leído por los dos sacerdotes de nuestro grupo.

A pesar de lo temprano de la hora, inmediatamente delante de nosotros iba un grupo de habla francesa e inmediatamente después un grupo de italianos.

La subida es como un ejercicio de “ascesis”, dejando poco a poco el mundo y caminando hacía la Cruz Gloriosa, que nos esperaba arriba. En grupo, en comunidad (La Iglesia es Una comunidad de Comunidades, cuya base es la familia) y guiados por nuestros sacerdotes.

Llegamos a la cumbre cansados, pero satisfechos, como si hubiéramos logrado una pequeña victoria, quizá la de  remontar un difícil camino con nuestro esfuerzo y sacrificio. ¡Valía la pena!

 

El “Cristo del agua”

Unas líneas sobre esta imponente imagen de Jesús Resucitado, que es un “autentico desafío” para la ciencia. Resulta que de esta impresionante escultura en metal de Jesús Resucitado brotan gotas de agua continuamente, a veces muy poco a poco y otras más abundantemente. El Cristo ha sido analizado y escaneado y no se ha encontrado ninguna explicación racional a este fenómeno.

Siempre hay colas de personas que se acercan, bien para ver el fenómeno, bien para pasar la mano y santiguarse con alguna gota de esa agua, o bien para humedecer pañuelos y llevarlos a personas enfermas. De hecho, he oído hablar de algunas curaciones producidas con pañuelitos humedecidos con agua de este Cristo.

Siempre que me he acercado a este Cristo he tenido que esperar porque había peregrinos esperando. Me llamó la atención ver cómo la pierna izquierda, en estos días de calor, estaba “ardiendo”, “abrasaba” y la derecha, de la que brota el agua, estaba fría.

Aún en los días de mayor sequía ha seguido brotando agua de la rodilla derecha del Cristo. Y en los momentos de temperaturas más bajas, cuando el agua se congelaba, seguían brotando gotitas, liquidas, sin que les afectaran para nada las bajas temperaturas.

 

¿Un detalle del Señor?

La verdad es que dudé si poner o no lo que voy a contar. De hecho, en la primera versión no lo puse, pero al comprobar que para algunas personas del grupo ha sido importante y lo han considerado como un regalo del Señor, lo voy a contar.

En la iglesia parroquial, ante la imagen de la Virgen de Lourdes que preside el altar de la parte derecha de la iglesia, hay casi siempre flores. Varias personas del grupo, al acercarse para orar ante la imagen de la Virgen, se dieron cuenta que las flores formaban una Rostro, que se asemejaba a la Santa Faz del Señor. Miraron y remiraron y para mayor certeza, lo fotografiaron. Yo también lo vi y lo fotografié.”Sí, puede decirse que parece el Rostro del Señor”. Pero es que, además, alguna persona del grupo, vio los ojos vivos del Señor que le miraban y sintió que todo su ser conmovía…

Para algunos fue un regalo del Señor, que hemos podido traer en nuestras cámaras de fotos como testimonio de lo que vimos. Yo no soy quién para callarlo y ocultarlo, por lo que otros puedan pensar. Así fue y así lo relato.

 

Visita a Tihaljina.

Siempre hacemos una visita a Tihaljina, donde está la Imagen de la Stma. Virgen que ha recorrido el mundo y que es la que siempre se ha identificado con Medjugorje. Allí, tuvimos “nuestra Misa”, la Misa del grupo, como hacemos siempre.

Esta imagen tiene una Presencia especial de la Stma. Virgen. Yo me arrodillé ante Ella (lo pongo conscientemente con mayúsculas) y le miré a los ojos. Debo confesar que casi siempre veo sus ojos vivos y me miran. Pero esta vez fue más. No sólo sus ojos, su cara era real, estaba más guapa que nunca y me sonreía como nunca me había sonreído. ¡Nunca la había visto tan real, tan guapa, tan sonriente!

Últimamente no tengo “regalos” en Medjugorje, vivo de las rentas del primer viaje (1987) y del segundo (1989)…

Por la tarde me preguntaba el significado de este regalo inesperado. Entendí que María quiso mostrarme  que estaba contenta por mis conferencias con diapositivas sobre Medjugorje (las he retomado en este año, pues aunque ya las daba hace unos quince años, luego lo dejé).

Es como si me dijera : “Te lo agradezco. Me gusta que lo hagas”.

En las diapositivas finales doy mi testimonio personal, cuando me sentí completamente envuelto por la Presencia de la Stma. Virgen, durante una aparición a Jakov y Marija en la Casa Parroquial, el 23 de marzo de 1987. Lo hago con “truco” : Me apoyo en cuatro diapositivas con la cara de la Imagen de Tihaljina, que es la que más me trasmite Su Presencia.

Yo puse este “reportaje” de diapositivas a Su disposición y le prometí : “Siempre que me lo pidan y me sea posible ir, lo pondré”

Paso ahora a los actos de la parroquia de las tarde, de sobra conocidos por todos los que han estado en Medjugorje.

Todas las tardes a las 18.00 horas teníamos el Rosario, empezando siempre por los Misterios gozosos. A las 18.40, recordado por un toque sutil de campanas, se hacía silencio porque era el momento de la Aparición de Nuestra Señora a Ivan (en su casa de Medjugorje), Vicka (en su casa, cerquita de Medjugorje) y Marija (en su casa en Milan). Ese silencio estaba acompañado por unos tenues acordes de guitarra con el  himno a la Reina de la Paz. Uno de los días, pudimos disfrutar también del violín de Melinda Dimitrescu, tanto en el momento de la Aparición, como luego, por la noche, en la Adoración.

El momento de la Aparición es un “Encuentro personal” de la Stma. Virgen con cada uno de nosotros, le oí decir hace tiempo al Padre Slavko. De hecho varias personas sintieron y vieron algo muy especial durante esos minutos de la Aparición. Alguno, incluso, pudo testimoniarlo ante el grupo.

A las 19.00 empieza la Santa Misa, en croata, con predicación. Nosotros podíamos seguirla en español, porque teníamos “traducción simultánea” con la agradable voz de Filka.

Acabada la Misa, el sacerdote se arrodilla para rezar el llamado Rosario de la Paz, que consiste en un Credo y 7 padrenuestros a los dolores y alegrías de la Stma. Virgen.

Seguidamente, la bendición de los objetos religiosos. Una bendición especial, especifica, en la que también se pide la Bendición de María, Reina de la Paz, para cruces, rosarios, medallas, imágenes, estampas, objetos religiosos, agua y aceite, que nos sirvan de protección y nos ayuden en el camino de la santidad.

 

Oración de sanación.

Inmediatamente después, la “oración de sanación”, del cuerpo y del alma, sanación y liberación. Algunos días duró más de veinte minutos. Empezaba con el cantico: Hvuala Criste (Gracias, Cristo), que se repetía varias veces a lo largo de la oración.

Señor Jesús, Hijo de Dios vivo, nosotros queremos creer, confiar en Ti

Señor, Tú me has creado. Yo sé que estoy en tus planes desde el vientre de mi madre y que mi vida ha estado en tus planes desde toda la Eternidad.

Perdona, porque no te he dado las gracias por mi vida, por mi existencia. También porque no siempre he estado contento por mi vida y porque muchas veces no le veía sentido a mi vida.

Tú has querido que yo existiera. Tú sabes por qué me necesitas, por qué cuentas conmigo, con mis cualidades y mis defectos.

Tú sabes que el camino de mi vida ha estado lleno de baches y dificultades y que no siempre he sabido aceptarlas y me he olvidado de que Tú estabas detrás.

Quiero que mi primer plan sea estar contigo y cumplir Tu voluntad. Pongo mi vida en tus manos y me abandono totalmente en Ti

Jesús, Tu Nombre quiere decir Salvador. Tú has venido por los pecadores y los enfermos. Habla ahora a cada corazón para que escuchemos tu Palabra viva : Venid a Mi los que estáis cansados y agobiados que Yo os ayudaré.

Algunos ya no pueden más, sentían que ya no pueden seguir adelante, que han superado sus límites humanos.

Danos la fuerza para que no caigamos ante las pruebas de la vida. Toca los ojos de nuestras almas. Libéranos de todo lo que está atado en nosotros.

Te entregamos todo lo que tenemos, lo sano y lo enfermo : traumas, complejos, heridas del pasado, nuestras cargas y debilidades. Sana nuestra existencia, nuestros miedos. Sánanos de nuestro materialismo, de nuestra concupiscencia, de nuestro egoísmo. Sana nuestra oración. Sana nuestro amor hacia Ti y hacia los demás.

Entregamos nuestro pasado a tu Misericordia, nuestro presente a Tu amor, nuestro futuro a Tu providencia.

Tú eres medico de cuerpos y almas, sana nuestras enfermedades y dolencias. Te pedimos por todos los enfermos, por los que están solos, afligidos, abatidos, marginados, abandonados, desesperados. Te pedimos por las almas del Purgatorio.

Señor, sana, serena y apacigua los corazones inquietos y sin paz…

 

Se concluía con la tercera parte del Rosario.

 

Las Adoraciones.

La Adoraciones son, para mí, la maravilla de Medjugorje, especialmente el miércoles y el sábado, cuando en la fresca oscuridad de la noche, sólo la Custodia, con la Presencia del Señor, está iluminada. Creo que es lo más parecido al Cielo que se puede vivir en este mundo.

Para lo que ya han estado, no vale la pena intentar describirlo, pues ya lo han saboreado.

Para los que no han estado, no vale la pena intentar describirlo, porque no sabremos reflejar lo que allí se vive.

Entonces cobran sentido muchas frases, que a veces nos parecen frases bonitas, pero que se nos tiene que meter dentro, llegar al fondo de nuestra alma, para poder hacerlas vida :

“Eres precioso a mis ojos y te llevo tatuado en las palmas de Mis manos”.

“Tú eres lo más importante para Mí” (Jesús a cada uno de nosotros)

“Tú eres el fruto de Mi Amor”.

El Señor está tan real, tan presente, que lo llena todo. Y El Señor está feliz con nosotros, le gusta estar con nosotros, está “a gusto”, se lo pasa bien con nosotros. Como dijo la Stma. Virgen en uno de sus Mensajes : Somos un Solo Corazón.

El nos quiere y nosotros le queremos. Y le miramos embelesados y le cantamos y le adoramos y le damos gracias…Si eso no es estar en el Cielo…

 

Punto final.

El objetivo de estas líneas es que no se nos olvide lo que hemos vivido en Medjugorje. Que lo podamos leer y releer para revivirlo.

Ha sido un viaje muy completo y todos hemos vuelto contentos, felices y con paz.

Varias de las lecturas de estos días se referían al envío de 72 discípulos. Nosotros somos ahora aquellos discípulos. Y Jesús nos ha dicho que nos envía como corderos en medio de lobos, que donde entremos y con quien nos encontremos, le digamos “paz a esta casa, paz para ti, hermano”…

Que podamos ser portadores de paz, de concordia y amor. Ese será el mejor testimonio de nuestra Peregrinación a Medjugorje.

 

José Luis López de San Román

 
 
Imprimir esta pagina