Un desayuno con Juan Pablo II - que dice el Santo Padre de Medjugorje

Roma, Noviembre 24, 1993. Todos los Obispos de la Conferencia Episcopal de la región del Océano Índico tuvieron un desayuno con el Santo Padre Juan Pablo II. A continuación reproducimos algunos extractos de la conversación:

Pregunta (de los Obispos): Desde un punto de vista espiritual, ¿Qué le parece a Ud. la secuencia de las Apariciones Marianas, especialmente a partir de las apariciones a Catalina Labouré en París [Rue Du Bac] y las de La Salette y Lourdes, hasta Fátima?
Respuesta: Cuando visité a Alí Agca en la cárcel, él me dijo: "No puedo comprender cómo un asesino profesional como yo, que nunca falla en el blanco, pude haber fallado con Ud. ¿Qué fiesta celebraban Uds. ese día, qué pasó? Le dije que era la Fiesta de Nuestra Señora de Fátima. Después, él me dijo: "¿Entonces fue Ella quien se interpuso?" Yo consideré esta señal, a la luz de la Fe, como una interven-ción de María en ese momento de la historia.

P.: Ud. sabe que las opiniones son diversas en cuanto a la Consagración de Rusia a la Santísima Vir-gen. Algunas personas consideran que la consagración pedida por la Virgen María en Fátima ya se llevó a cabo; en cambio, otras piensan que todavía no se ha hecho.
R.: Yo consagré a Rusia a la Santísima Virgen María y pedí a todos los Obispos que se unieran a mí al llevarla a cabo. No lo mencioné explícitamente, pero la consagración fue hecha. La Hermana Lucía [la vidente de Fátima] está de acuerdo con ello.

P.: Entonces, ¿sólo la conversión con el Rosario como arma (cf. Austria) sería suficiente y ésta es la razón por la que Ud. pide en Dives in Misericordia que imploremos la Divina Misericordia, aun sabiendo que la humanidad de hoy merece un nuevo "diluvio" por sus pecados, así como en el pasado lo mereció la generación de Noé? ¿Debemos entender entonces que –considerando los pecados actuales– sólo la inmensa Misericordia de Dios puede salvarnos?
R.: Eso viene de Sor Faustina, una mística polaca que tenía una gran devoción al Corazón de Jesús. Definitivamente, lo más importante es la conversión con la ayuda de María.

P.: ¿Así como en el mensaje de Medjugorje?
R.: Como dice Urs Von Balthasar, María es la Madre que advierte a sus hijos. Muchas personas tienen problemas con el hecho de que las apariciones en Medjugorje hayan durado tanto tiempo. No lo com-prenden. Pero el mensaje es dado en un contexto específico, lo cual corresponde a la situación del país. El mensaje insiste en la paz, en las relaciones entre católicos, ortodoxos y musulmanes. Es ahí precisamente donde encontrarán la clave para comprender lo que está pasando en el mundo y su futuro.

 
 
Imprimir esta pagina