Seru de Orashon (Colina de Oración)
Santuario de Medjugorje

Piet Campman no podía entender lo que le ocurría a su hija. A su regreso de Medjugorje, Hilde, quien solía administrar los negocios del padre 7 días a la semana, ¡ahora dedicaba todo su tiempo a la religión!

Durante un viaje de negocios a Frankfurt, en 1997, él decidió, sin comunicárselo a su familia, hacer una escala en Medjugorje para descubrir la verdad. Después de cinco días de orar en ese lugar, él mismo fue transformado y regresó a casa con el deseo ardiente de llevar a la isla entera a Medjugorje. Pero como esto era imposible, encontró otra solución: ¡traer a Medjugorje a Curazao!

Así, reorientó su negocio empresarial de hacer dinero como único objeto a hacer una réplica del Santuario de Medjugorje en medio de Curazao. Primero construyó un pequeño Monte Krizevac (Curazao es una planicie) en cuya cima colocó una réplica de la Cruz, ...y luego construyó un hermoso jardín del Rosario y un Vía Crucis; una capilla al aire libre para celebrar la Misa y con capacidad para acoger a varios miles sentados (y un enorme estacionamiento); una casa de huéspedes y de retiros y una capilla de adoración; un centro de conferencias y un centro de retiros.

El Obispo William Ellis designó el Santuario de Medjugorje, Seru de Orashon, como el regalo oficial de la Diócesis de Antillas Holandesas y Aruba a Dios Padre para el Gran Jubileo. Al consagrar la cruz el 15 de Agosto de 1999, el Obispo declaró: “Tal como enseña Nuestra Señora de Medjugorje, ¡debemos orar con el corazón! Espero que este lugar, Seru de Orashon, llegue a ser como Medjugorje, un lugar de oración, de penitencia, de conversión—¡de mucha conversión! Lo necesitamos en Curazao porque mucha gente está alejada de Dios. ¡Oremos aquí continuamente!” Dos veces al año, el Obispo y los sacerdotes locales (provenientes de las islas de Aruba, Bonaire, Saba, San Eustaquio y San Martín) celebran sus reuniones y retiros en el santuario. La Conferencia Episcopal de Antillas Holandesas (CEAH) sostuvo su encuentro anual de 2004 en el Santuario de Medjugorje, en Curazao, del 25 al 30 de Abril. CEAH es la sección de la Iglesia Católica en los territorios inglés, francés y holandés de las Antillas, integrada por cinco arquidiócesis, catorce diócesis y dos “mission sui juris.” La región incluida comprende trece naciones independientes, tres Departamentos de Francia, dos partes del Reino de los Países Bajos que son completamente autónomos internamente, seis colonias británicas y una dependencia norteamericana con estatus de observador.

Religiosos de las Antillas sostuvieron su encuentro anual 2006 en el santuario con el Obispo Francis Alleyne (Ordinario de Georgetown, Guyana), el Obispo Secco y el Nuncio Apostólico, el Arzobispo Thomas Gullickson. La Conferencia Episcopal de Latinoamérica y el Caribe (CELAM) determinó que su conferencia internacional de la juventud en preparación a la quinta Conferencia General (instituida por el Papa Juan Pablo II en 2001 e inaugurada personalmente por el Papa Benedicto XVI en Brasil, el 13 de Mayo de 2007) se celebrara en el Santuario Medjugorje de Curazao. La Conferencia de la Juventud de la CELAM tuvo lugar en el santuario en Julio de 2006. Varios talleres organizados por la CELAM se celebraron ahí en Junio de 1005. Obispos de las diócesis aledañas regularmente tienen encuentros, retiros y conferencias ahí.

Estudiantes de la Universidad de Trinidad y Tobago y de Jamaica a menudo son enviados al santuario en Curazao para aprender mejor la lengua papiamiento. (Hilda añade: “¡También aprenden acerca de Medjugorje!”) Mientras su padre iniciaba la construcción del santuario, Hilde comenzó a producir un programa sobre Medjugorje en la televisión local, cuya transmisión continúa cada semana en Curazao y Aruba. ¡Dos semanas después de concluir la traducción de la Biblia al papiamento, la Sociedad Bíblica de Curazao tradujo los primeros siete programas de la serie “Medjugorje: El Último Llamado de Nuestra Señora” también al papiamento, para su distribución en escuelas y parroquias)! El Obispo Rivas escribió que se sentía “impresionado por lo maravilloso del lugar” en un artículo que publicó y se titula Presencia Maravillosa en la Colina: “Piet está preparado a caminar en fe mientras interpreta los signos a lo largo del camino. ‘Estoy seguro’, dice él, ‘que en el próximo milenio, las cosas cambiarán no sólo aquí sino en muchas otras partes del mundo. ¡El próximo milenio será el tiempo de Dios!’ ...Una cosa es segura, Curazao tiene un centro de Paz, una Colina de Oración...” La experiencia del Obispo ahí fue “¡el encuentro de lo humano con lo divino!” (Periódico Diocesano de Kingstown, Vol. 8 No. 3, Diciembre de 1999).

 
 
Imprimir esta pagina