Entrevista: Mons. Gerard Anton Zerdin,
Obispo Franciscano en Perú

Mario Knezovic: Padre Obispo, felicitaciones por su designación como Obispo! Le deseamos el auxilio y la fuerza del Espíritu Santo para la realización de su servicio pastoral como obispo.
Mons. Gerard Anton ZERDIN: Gracias por sus buenos deseos y su hermosa bienvenida. Tuvimos la ocasión de venir acá y lo hicimos para orar y conocer Medjugorje.

P. Mario Knezovic: Ud. es franciscano y proviene originalmente de Croacia. Díganos cómo es que ahora sirve en Perú.
Mons. Gerard Anton ZERDIN: El anterior Obispo se enteró de que había vocaciones en Croacia y vino a buscarlas. Sucedió que nos conocimos y que mi provincial me permitió ir. Es así como varios de nosotros, en nuestro último año de teología, viajamos a Perú, donde terminamos nuestros estudios y fuimos enviados de misión.

P. Mario Knezovic: Qué ha encontrado en Perú? Tenía alguna idea sobre Perú, sobre los fieles y la vida en ese país?
Mons. Gerard Anton ZERDIN:
Creo que tenía alguna idea. Queríamos prepararnos en Zagreb, pero el obispo dijo que sería mejor para nosotros prepararnos en el lugar. Dijo que no habría problemas para adaptarnos al idioma y a las costumbres, porque todos éramos jóvenes. Fue bastante difícil, pero, gracias a Dios, hemos logrado algo.

P. Mario Knezovic: Sería tan amable de hablarnos de la Iglesia en Perú?
Mons. Gerard Anton ZERDIN:
Perú ha sido un país católico durante 500 años. Pienso que 85% o 95% son católicos, pero los que realmente asisten a la Iglesia representan quizá un 10%. Somos una vicaría apostólica, una diócesis misionera que se extiende a más de 80,000 km2. Puede comparar esto con Croacia que tiene 65,000 km2. La mitad de mi diócesis está desarrollada, el resto son ríos y selvas donde habitan tribus indígenas. Se trata de una verdadera región misionera. En otros lugares, tenemos la labor parroquial acostumbrada, aunque un poco más difícil, porque tenemos muy pocos sacerdotes: unos 20 en 17 parroquias. Nos hace falta la energía de los jóvenes!

P. Mario Knezovic: Ud. ha trabajado con los indígenas. Cómo acogen ellos a los misioneros y nuestra fe, cuáles son sus necesidades y anhelos?
Mons. Gerard Anton ZERDIN:
Hasta hace algún tiempo, los misioneros los visitaban una vez cada par de años y pasaban unos días con ellos. Desde hace ya 6 años, nadie ha ido a visitarlos y yo he comenzado a hacerlo de nuevo. No fue fácil, especialmente no al principio, porque "una golondrina no hace verano". Recientemente, he contado con auxiliares laicos y es mucho más fácil acercarse a esta gente, para evangelizarla, para instruirla, para ayudarla a nivel social, humano y cultural. La palabra evangelización tiene muchas otras conotaciones aparte de la religiosa, que significa acercarnos a Dios y conformar nuestras vidas al Evangelio.

P. Mario Knezovic: La designación como obispo fue una sorpresa para Ud.? La noticia fue recibida muy positivamente aquí: un franciscano como Obispo!
Mons. Gerard Anton ZERDIN:
Me sorprendió, porque yo trabajaba en una parroquia remota, sin muchos contactos y generalmente eligen como obispo a alguien que es más cercano a los lugares centrales, alguien que sabe cómo funciona. Nosotros somos sacerdotes ordinarios, párrocos, misioneros. Fui alentado a aceptar esta designación, especialmente por nuestro Superior Provincial Franciscano de Perú. El me dijo: "Si no lo aceptas, alguien de lejos tendrá que venir y es mejor para tu pueblo, para los indígenas, que su obispo los entienda y conozca su idioma." Yo dije sí y acepté este servicio, como si fuera el párroco de una región más grande.

 
 
Imprimir esta pagina