Capítulo 10 - ¡Gracias, mil gracias ,Señor!

1 - Aprendiendo de Jesús la gratitud.

Estudiando la vida del Señor tal como nos la presentan los cuatro Evangelistas de inmediato nos encontramos con un ejemplo admirable de Jesús. Lo encontramos con muchísima frecuencia orando a su Padre para darle gracias .

Nuestro adorable Salvador da gracias a su Padre por la salvación que se ha dignado traer al mundo a través de su Persona “En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar “[1]

También le da gracias a su Padre antes de realizar el asombroso milagro de resucitar a Lázaro que llevaba ya cuatro días de sepultado:“Jesús levantó los ojos a lo alto y dijo:«Padre, te doy gracias por haberme escuchado. Ya sabía yo que tú siempre me escuchas; pero lo he dicho por estos que me rodean, para que crean que tú me has enviado.» Dicho esto, gritó con fuerte voz: «¡Lázaro, sal afuera!» Y salió el muerto, atado de pies y manos con vendas y envuelto el rostro en un sudario. Jesús les dice: «Desatadlo y dejadle andar.»”[2]

Igual cosa hace cuando va a multiplicar el pan con el que daría de comer a una copiosa multitud: “Díceles Jesús: «¿Cuántos panes tenéis?» Ellos dijeron: «Siete, y unos pocos pececillos.» Él mandó a la gente acomodarse en el suelo. Tomó luego los siete panes y los peces y, dando gracias, los partió e iba dándolos a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y de los trozos sobrantes recogieron siete espuertas llenas. Y los que habían comido eran cuatro mil hombres, sin contar mujeres y niños.”[3]

“ Entonces él mandó a la gente acomodarse sobre la tierra y, tomando los siete panes y dando gracias, los partió e iba dándolos a sus discípulos para que los sirvieran, y ellos los sirvieron a la gente. Tenían también unos pocos pececillos. Y, pronunciando la bendición sobre ellos, mandó que también los sirvieran. Comieron y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes siete espuertas. Fueron unos cuatro mil; y Jesús los despidió”[4]

Pero sobre todo lo hace cuando va a realizar el milagro de la institución de la Eucaristía convirtiendo el pan y el vino en su propio Cuerpo y Sangre: “Tomó luego una copa, dio gracias y dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» Tomó luego pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: «Éste es mi cuerpo que se entrega por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» De igual modo, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre, que se derrama por vosotros.”[5]

“Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: «Tomad, éste es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella”.[6]

“Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed, éste es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados” [7]

Tenemos también el relato de San Pablo que nos cuenta: “Porque yo recibí del Señor lo que os transmití: que el Señor Jesús, la noche en que era entregado, tomó pan, dando gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía.» Asimismo tomó el cáliz después de cenar, diciendo: «Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en memoria mía.» Pues cada vez que comáis este pan y bebáis de este cáliz, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.”[8]

Y este Jesús que tanto daba gracias a su Padre manifiesta su profunda extrañeza cuando la gente no aprecia los favores recibidos de la mano del Altísimo. Veamos cómo nos relata San Lucas el episodio:

“De camino a Jerusalén, pasó por los confines entre Samaría y Galilea. Al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!»

Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes.» Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios.

Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz, y, postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano.

Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?» Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»[9]

Siguiendo las enseñanzas del Señor, también el Apóstol Pablo recomendaba : “Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y salmodiad en vuestro corazón al Señor, dando gracias siempre y por todo a Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo.[10]:

“La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantando a Dios, de corazón y agradecidos, salmos, himnos y cánticos inspirados. Todo cuanto hagáis, de palabra y de obra, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”.[11]

También en el Antiguo Testamento encontramos una enorme cantidad de lugares como éste en donde el autor sagrado invita a la acción de gracias:

“Que los pueblos te den gracias, oh Dios, que todos los pueblos te den gracias! Que se alegren y exulten las naciones, pues juzgas al mundo con justicia, con equidad juzgas a los pueblos, gobiernas las naciones de la tierra. ¡Que los pueblos te den gracias, oh Dios, que todos los pueblos te den gracias! [12]

Todo en la Biblia es acción de gracias desde la primera página hasta la última.

A todos nosotros nos gusta que la gente se muestre agradecida por los favores que les otorgamos. Pero hay dos maneras de manifestarse agradecido: son las palabras y los hechos.

Humanamente la mejor acción de gracias será gustar, saborear, disfrutar lo que nos han dado, gozarse en el regalo del ser amado, gustar el alimento que con tanto amor nos ha preparado la madre, la esposa, la hermana, utilizar lo que nos hayan regalado para bien nuestro. Y por el contrario, arrojarlo, destruirlo, despreciarlo o voluntariamente dejarlo abandonado son manifestaciones incalificables ingratitud.

Tenemos que aprender a saborear, a gozarnos concientemente con los regalos que Dios nos hace a cada momento, el don de la vida, de la salud, del alimento, del agua, del aire, del trabajo, de las buenas amistades, de los bienes materiales y espirituales. El consejo del Apóstol Pablo es tan explícito que bien merece tenerlo en cuenta en toda circunstancia: dando gracias siempre y por todo a Dios Padre. Siempre y por todo: en salud y en enfermedad, en las buenas y en las malas, en abundancia y en pobreza, en la tristeza y en la alegría, cuando llega el éxito como cuando viene el fracaso.

La acción de gracias es amor, es el amor que paga con amor el amor ya recibido. La mejor respuesta al amor de Dios es el amor. Un amor que nos comprometa con Dios y con los hermanos. Si queremos ser agradecidos con el Señor tenemos que comprometernos a luchar, a trabajar, a valernos por nuestra parte de todos los medios necesarios y posibles para cambiar de vida, ser mejores, más justos, y para contribuir a la felicidad de los demás.

 

 

2 - La Reina de la Paz Maestra de gratitud.

En el fenómeno religioso que ya por dieciocho largos años se viene realizando en Medjugorje y concretamente en los mensajes de nuestra Señora, ya a primera vista llama la atención la marcada insistencia de Nuestra Señora sobre la acción de gracias.

No solamente termina cada uno des sus mensajes mensuales con la consabida frase: Gracias por haber atendido a mi llamado, como si se le estuviera prestando algún señalado servicio. Ella misma además en varias ocasiones agradece expresamente por distintos y determinados motivos que menciona e invita a sus hijitos los videntes a practicar la acción de gracias por diversas razones que ella misma les propone.

“Cuando hayan terminado su día oren también en la noche. Siéntense en su habitación y díganle a Jesús: ¡Gracias!” [13]

“Cada noche hagan su examen de conciencia pero solo para dar gracias en reconocimiento por cuanto su amor nos ofrece en Medjugorje.”[14]

“Queridos hijos, quiero invitarlos a que le agradezcan a Dios todas las gracias que El les ha dado. Den gracias al Señor y glorifíquenlo por todos los frutos recibidos. Queridos hijos, aprendan a ser agradecidos en las cosas pequeñas y podrán dar gracias en las cosas grandes. Gracias por haber respondido a mi llamado.[15]

“Queridos hijos, hoy de nuevo les agradezco todo lo que han hecho por Mí. Especialmente les doy las gracias, queridos hijos, en nombre de Jesús por los sacrificios que ofrecieron la semana pasada.. Uds. queridos hijos, olvidan que yo deseo sus sacrificios para poder ayudarlos y alejar de Uds. a Satanás. Por lo tanto de nuevo los invito a ofrecerle sus sacrificios a Dios con un respeto especial. Gracias por haber respondido a mi llamado[16].

“Queridos hijos, también hoy doy gracias al Señor por todo cuanto está haciendo por medio de Mí, especialmente por el don de poder estar aquí con Uds. Queridos hijos, estos son los días en que el Padre concede gracias especiales a cuantos le entregan sus corazones. Los bendigo y deseo que también Uds. ,queridos hijos, despierten a la gracia y pongan todo a disposición de Dios, para que a través de Uds. El sea glorificado .Mi corazón sigue cuidadosamente los pasos de cada uno de Uds. Gracias por haber respondido a mi llamado[17].

“Queridos hijos, les agradezco su respuesta a los mensajes. En especial, queridos hijos, les doy las gracias por todos los sacrificios y las oraciones que me han ofrecido”[18].

“Gracias por las cosas a las que han renunciado durante la Cuaresma. Sobre todo renuncien al pecado. Sean la luz que brilla para otros. Exhorten a otros la oración, al ayuno y a la penitencia. Brinden amor a sus semejantes”.[19]

“Queridos hijos, hoy los invito a todos a regocijarse por la vida que Dios les da. Hijitos, regocíjense en Dios Creador por que El los ha creado maravillosamente. Oren para que su vida sea una alegre acción de gracias que brota del corazón como de un manantial de regocijo. Hijitos, den gracias incesantemente por todo lo que poseen, por cada pequeño don recibido de Dios,” [20]

“Queridos hijos, denle gracias a Dios Creador aún por las cosas más pequeñas. Quisiera que dieran gracias a Dios por sus familias, por el lugar donde trabajan y por las personas que Dios les pone en el camino. [21]

“Queridos hijos, los invito a una entrega absoluta a Dios. Pongan en las manos de Dios todo cuanto poseen. Solo así podrán tener alegría en su corazón. Hijitos, regocíjense de todo lo que tienen y denle gracias a Dios porque todo es un regalo de El para Uds.. Así podrán en su vida agradecerle todo a Dios y descubrirlo presente en todo, aún en la más pequeña flor. Gracias por haber respondido a mi llamado”. [22]

“Queridos hijos, hoy los invito a darle gracias a Dios por todos los dones, aún por los más pequeños que han recibido en el transcurso de su vida. Con Uds. le agradezco al Señor, y deseo que todos se alegren por esos dones y que Dios sea todo para cada uno de Uds. y puedan así crecer continuamente en santidad. Gracias por haber respondido a mi llamada.[23]

“Queridos hijos, oren para que de sus corazones brote una fuente de amor a cada persona, a la que los odia y a la que los desprecia. Así, mediante el amor de Jesús podrán superar todas las miserias de este mundo de sufrimientos que no brinda esperanza a los que no conocen a Jesús.. Gracias por todos sus sacrificios y oraciones. Oren para que Yo pueda ayudarlos todavía más. Yo necesito de sus oraciones”[24]

“Cuando están enfermos, cuando sufren por algo no digan: Ay, porqué me pasa esto a mí y no a otra persona? Más bien digan: ”Señor, te agradezco por el regalo que me das. Porque los sufrimientos son grandes regalos de Dios. Son fuente de gracias especialísimas para Uds. y para otros. Cuando están enfermos muchos de Uds. no hacen sino decir: Sáname, sáname...! No queridos hijos, eso no es correcto, porque sus corazones no están abiertos, los cierran con ocasión de la enfermedad, y así no pueden entregarse a la voluntad de Dios ni a las gracias que El desea otorgarles. Más bien oren así: ”Señor, hágase en mí tu voluntad”. Solo así comunica el Señor sus gracias de acuerdo a las verdaderas necesidades que El conoce mejor que Uds. Puede ser sanación , fuerza renovada, nuevo regocijo, nueva paz...Solamente abran sus corazones”.[25]

"Queridos hijos, hoy les doy las gracias por sus oraciones. Todos Uds. me han ayudado para que esta guerra termine lo más pronto posible. Yo estoy cerca de todos, oro por cada uno de Uds. y les suplico oren, oren, oren .Solo por medio de la oración podemos vencer el mal y proteger todo lo que Satanás quiere destruir en sus vidas. Yo soy su buena Maderos amo a todos por igual e intercedo por todos Uds. ante Dios. Gracias por haber respondido a mi llamada. [26]

"Queridos hijos: hoy los invito a entrar en la naturaleza porque en ella encontrarán a Dios Creador. Hijitos los invito hoy a darle gracias a Dios por todo lo que El les da .Agradeciéndole descubrirán al Altísimo y todos los bienes que los rodean. Hijitos, Dios es grande y grande su amor por cada criatura. Por tanto oren para poder comprender el amor y la bondad de Dios. En la bondad y en el amor de Dios Creador también Yo estoy con Uds. como un don. Gracias por haber respondido a mi llamada." [27]

“Queridos hijos, hoy quiero darles las gracias por vivir mis mensajes. Los bendigo a todos con mi bendición maternal. Y los llevo a todos ante mi Hijo Jesús. Gracias por haber respondido a mi llamado.”[28]

"¡Queridos hijos! Hoy también me regocijo con ustedes y a todos los invito a la oración de corazón . Hijitos, los invito a que todos agradezcamos a Dios aquí conmigo por las gracias que les da a través de mí. Deseo que comprendan que aquí quiero crear no sólo un lugar de oración sino también de encuentro de corazones. Deseo que mi corazón, el de Jesús y vuestro corazón se fundan en un corazón de amor y de paz. Por tanto, hijitos, oren y alégrense por todo lo que Dios hace aquí, a pesar de que Satanás provoca pleitos e intranquilidad . Yo estoy con ustedes y los conduzco a todos por el camino del amor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"[29]

 

 

3 - ¿Y qué es lo que se propone?

No es difícil entender que nuestra Señora , con esa incansable insistencia sobre la acción de gracias se ha fijado un objetivo.¿Cuál? Es ésta una pregunta que fácilmente nos podemos formular y que ciertamente tiene que ser respondida pues Dios no obra por capricho y sin objetivo o finalidad alguna.

Con reiterada insistencia Ella habla del plan de Dios sobre Medjugorje, sobre los jóvenes videntes y sobre el mundo y así dice por ejemplo:

“Regocíjense conmigo y con mis Angeles porque parte de mi plan ya se ha realizado. Muchos ya se han convertido pero todavía hay muchos que no quieren hacerlo. Oren” [30]

“Queridos hijos, oren porque Satanás desea complicar mis planes aún más. Oren con el corazón y entréguense a Jesús en la oración”.[31]

“Queridos hijos, Uds. han ayudado con oraciones a que mis planes se realizaran. Sigan orando para que se realicen completamente. Pido a las familias de la Parroquia que recen el rosario en familia. Gracias por haber respondido a mi llamada”.[32]

“Mis queridos hijos, Satanás es fuerte y desea con todas sus fuerzas destruir mis planes. No cesen de orar. Yo también rezaré a mi Hijo para que los planes que ya he comenzado se realicen. Sean pacientes y perseveren en la oración. No permitan que Satanás les robe el coraje.. El trabaja muy fuertemente en el mundo. Estén alerta”.[33].

"Queridos hijos, en estos días Satanás se está manifestando de una manera especial en esta Parroquia. Oren queridos hijos para que el plan de Dios se lleve a cabo y para que la obra de Satanás se destruya para la gloria de Dios. Me he quedado todo este tiempo con Uds para ayudarlos en sus tentaciones. Gracias por haber respondido a mi llamado”[34]

“Queridos hijos, he aquí que hoy también quiero llamarlos a que comiencen una nueva vida a partir de este momento. Queridos hijos, deseo que comprendan que Dios los ha seleccionado a cada uno de Uds. para utilizarlos en un gran plan para la salvación de la humanidad. Uds. no pueden comprender cuán grande es su lugar en los designios de Dios. Por lo tanto, queridos hijos, oren para que en la oración puedan comprender cuáles son los planes de Dios para Uds. Yo estoy con Uds. para que puedan realizarlos completamente. Gracias por haber respondido a mi llamada”.[35]

“Queridos hijos, de nuevo esta noche la Madre desea llamarlos a la oración. Queridos hijos necesito sus oraciones para llevar a cabo los planes que tengo ahora con Uds y también en el mundo. Gracias por haber respondido a mi llamado”.[36]

"Queridos hijos, hoy los invito a abrirse a Dios por medio de la oración para que el Espíritu Santo comience a hacer milagros en Uds. y a través de Uds. Yo estoy con Uds. e intercedo ante Dios por cada uno de Uds., porque, queridos hijos, cada uno de Uds. es importante en mi plan de salvación”. [37] .-

 

 

4 - ¡Yo soy importante...!!!

Según todas estas expresiones, Ella como Colaboradora con su Hijo en la redención tiene un plan que no puede ser otro que el mismo plan de Dios. Y Ella como humilde sierva del Señor no hace ni dice sino lo que se le ordene de lo Alto.

Pero cuán hermosas son las palabras que nos dice:” cada uno de Uds. es importante en mi plan de salvación”.¿Habíamos oído esto alguna vez? ¿Alguien nos había hablado de la importancia que a cada uno de nosotros corresponde en la realización de ese plan divino de salvación que el Señor se ha trazado, y que lo quiere realizar en este preciso momento de la historia ?

Abundan los casos de personas que piensan que valen menos que cero a la izquierda, que son como una paja llevada por el viento, que Dios no se fija en ellas ni espera nada de ellas, que por tanto no tienen nada que hacer en el mundo ni tienen nada que ver con los problemas del mundo, y que ya están haciendo mucho con dedicarse a “sacarle jugo a la vida” como dicen, aprovechando el tiempo para buscar por todos los caminos lo que piensan que es la felicidad.

Lamentablemente ellos ignoran lo que dice el Sagrado Libro“y a cada uno le dio preceptos acerca de su prójimo”[38].y que a cada uno de nosotros el Señor nos hace la pregunta:” Yahvé dijo a Caín: «¿Dónde está tu hermano Abel?» Contestó: «No sé. ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?» Replicó Yahvé: «¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo. Pues bien: maldito seas, lejos de este suelo que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano” [39]

La doctrina de San Pablo es demasiado expresiva:“El cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos. Si dijera el pie: «Puesto que no soy mano, yo no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo por eso? Y si el oído dijera: «Puesto que no soy ojo, no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo por eso? Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde quedaría el oído? Y si fuera todo oído, ¿dónde el olfato?

Ahora bien, Dios puso cada uno de los miembros en el cuerpo según su voluntad. Si todo fuera un solo miembro, ¿dónde quedaría el cuerpo? Por tanto, muchos son los miembros, mas uno el cuerpo. Y no puede el ojo decir a la mano: «¡No te necesito!» Ni la cabeza a los pies: «¡No os necesito!»

Más bien los miembros del cuerpo que tenemos por más débiles, son indispensables. Y a los que nos parecen los más viles del cuerpo, los rodeamos de mayor honor. Así a nuestras partes deshonestas las vestimos con mayor honestidad. Pues nuestras partes honestas no lo necesitan. Dios ha formado el cuerpo dando más honor a los miembros que carecían de él, para que no hubiera división alguna en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocuparan lo mismo los unos de los otros. Si sufre un miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es honrado, todos los demás toman parte en su gozo.”[40].

Entonces tiene sobrada razón nuestra Señora cuando nos dice.“Queridos hijos, deseo que comprendan que Dios los ha seleccionado a cada uno de Uds. para utilizarlos en un gran plan para la salvación de la humanidad. Uds. no pueden comprender cuán grande es su lugar en los designios de Dios. Por lo tanto, queridos hijos, oren para que en la oración puedan comprender cuáles son los planes de Dios para Uds. Yo estoy con Uds. para que puedan realizarlos completamente.”. [41]:”cada uno de Uds. es importante en mi plan de salvación”.

De suerte que dentro de ese gran plan de Dios, nuestra Señora se propone a través de sus mensajes formar a sus hijos, adiestrarlos, capacitarlos para que logren corresponder con eficacia a la tarea que el Altísimo a cada uno le asigna. Y uno de los medios que Ella tanto estima por su elevadísima eficacia transformadora es la oración en todas sus formas.

Es que la oración hace que nos coloquemos en las manos del Señor como una hoja en blanco para que El escriba o dibuje lo que mejor le parezca, o como el barro en las manos del alfarero.

A propósito veamos lo que nos dice el Señor por el Profeta Jeremías“Palabra que Yahvé dirigió a Jeremías: Levántate y baja a la alfarería, que allí mismo te haré oír mis palabras. Bajé a la alfarería, y resulta que el alfarero estaba haciendo un trabajo al torno. El cacharro que estaba haciendo se estropeó como barro en manos del alfarero, y éste volvió a empezar, trasformándolo en otro cacharro diferente, como mejor le pareció al alfarero. Entonces me dirigió Yahvé la palabra en estos términos: ¿No puedo hacer yo con vosotros, casa de Israel, lo mismo que este alfarero? -oráculo de Yahvé-. Lo mismo que el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, casa de Israel”- [42]

En la época del tecnicismo en que vivimos, cuando el hombre ha llegado a grados tales de investigación y de logros científicos, cuando se ha entregado con desenfreno injustificable a la búsqueda del dinero como el máximo ideal de su existencia, ciertamente se siente más de una vez asediado por la tentación de la soberbia y del orgullo que lo lleven a pensar que ya para nada necesita de Dios , pues le basta para su felicidad con las conquistas de la ciencia y de la técnica.

Por eso le es indispensable tener muy presentes las palabras que Isaías le dirige a Satanás.: “Ha sido precipitada al Seol tu arrogancia al son de tus cítaras. Tienes bajo ti una cama de gusanos, tus mantas son gusanera. ¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora!¡Has sido abatido a tierra , dominador de naciones! Tú que habías dicho en tu corazón:«Al cielo voy a subir, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión, en el extremo norte. Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo. ¡Ya!: al Seol has sido precipitado, a lo más hondo del pozo.»[43]

 

 

5 - Frutos de la gratitud.

Detenernos a pensar un poco de dónde nos viene todo lo que tenemos ciertamente nos va a despejar la mente de tantas falsas ideas y va a disponer nuestro corazón para una mayor búsqueda y acercamiento a Dios, fuente suprema de todo bien y de toda felicidad .Y así la oración de agradecimiento:

(1) Nos ayuda a descubrir la soberanía del Señor de quien todos dependemos:“¿Qué tienes que no lo hayas recibido? Y si lo has recibido, ¿a qué gloriarte cual si no lo hubieras recibido?”[44]

(2) Nos suministra motivos para glorificar al Señor comprendiendo la infinita misericordia del Señor que tan pródigo se muestra con todas sus criaturas: “ Y dijo María:«Alaba mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. [45]

(3) Nos ayuda a sentir más nuestra propia incapacidad” porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

(4) Nos hace más humildes: “ Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»[46]

(5) Nos hace ser más responsables con los dones de Dios sabiendo que un día tendremos que darle cuenta de la administración a quien puso todos sus tesoros en nuestras manos: “todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios, pues dice la Escritura: ¡Por mi vida!, dice el Señor, que toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua bendecirá a Dios. Así pues, cada uno de vosotros dará cuenta de sí mismo a Dios.[47].“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada cual reciba conforme a lo que hizo durante su vida mortal, el bien o el mal.”[48]

(6) Y además nos ayuda a vivir en total desprendimiento de las cosas «Desnudo salí del seno materno y desnudo volveré a él. Yahvé me lo ha dado y Yahvé me lo ha quitado. Bendito sea el nombre de Yahvé».” “Como salió del vientre de su madre, desnudo volverá, como ha venido; y nada podrá sacar de las fatigas de sus manos” [49]

(7) Nos dispone para seguir recibiendo nuevas gracias. A quien reconoce la mano generosa que le proporciona los favores y procura por eso aprovecharlos demostrando tener así un gran sentido de aprecio y de responsabilidad, ése, con toda certeza, va a recibir mayores y más abundantes dádivas de parte del Señor. Porque a quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará.[50]

(8) Nos hace valorar los dones recibidos y nos estimula a aprovecharlos: ” Mas su señor le respondió: Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí; debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros, y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses. Quitadle, por tanto, el talento y dádselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y al siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes” [51]

(9) Por la oración de acción de gracias se acrecientan en nosotros las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad.

Se aumenta nuestra fe en ese Dios tan amoroso, tierno y poderoso que se gasta para con nosotros tantas muestras de generosidad.

Crece nuestra confianza y esperanza al constatar que Dios nunca nos ha fallado y jamás nos va a fallar. Al contrario somos nosotros los que le hemos fallado.

Se agiganta nuestro amor para con ese Padre tan generoso y pródigo con nosotros que nos dice como a Israel su pueblo de selección:“«Pueblo mío, ¿qué te he hecho ¿En qué te he molestado? Respóndeme.”[52]

(10) Nos mueve a ser generosos con los demás: “ Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: `Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?' Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía. Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.»[53]

(11) Nos ayuda a imitar en ello a Jesús y a María. Sin tener necesidad de dar gracias por que es Dios, sin embargo Jesús es el primero en darnos ese ejemplo admirable. Y de la misma manera su inmaculada Madre nuestra Señora.

 

 

6 - Para terminar ganando.

Aprendamos, pues, de nuestra Madre la lección de gratitud que nos está dando y dispongámonos a orar conforme Ella nos enseña. Es más, tomémosla como modelo y como guía- Y ya que según nos dice San Pablo en su carta a los Romanos “que nosotros no sabemos pedir como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables, y el que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de los santos es según Dios”.[54],roguémosle que Ella siempre nos acompañe y, que reciba nuestras pobres oraciones para presentárselas a nuestro amoroso Padre por medio de su Hijo.

Muy a propósito vienen aquí las palabras de San Luis de Montfort: “ Por esta devoción entregamos a Nuestro Señor, por manos de su Madre santísima, todas nuestras buenas obras. Esta bondadosa señora las purifica, embellece, presenta a Jesucristo y hace que su Hijo las acepte.

1.       Las purifica de toda mancha de egoísmo y del apego aun imperceptible que se desliza insensiblemente en las mejores acciones. Tan pronto como llegan a sus manos purísimas y fecundas, esas manos –jamás estériles ni ociosas y que purifican todo cuanto tocan- limpian en lo que le ofrecemos todo lo que tenga de impuro o imperfecto.

2.       Las embellece, adornándolas con sus méritos y virtudes. Pensemos en un labrador cuya única riqueza fuera una manzana y que deseara granjearse la simpatía y benevolencia del rey. ¿Qué haría? - Acudir a la reina y presentarle la manzana para que ella la ofrezca al soberano. La reina acepta el modesto regalo, coloca la manzana en una grande y hermosa bandeja de oro y la presenta al rey en nombre del labrador. En esta forma, la manzana, de suyo indigna de ser presentada al soberano, se convierte en un obsequio digno de su Majestad gracias a la bandeja de oro y a la persona que la entrega.

3.       María presenta esas buenas obras a Jesucristo, no reserva para sí nada de lo que se le ofrece; todo lo presenta fielmente a Jesucristo. Si la alabas y glorificas, inmediatamente Ella alaba y glorifica a Jesús. Si la ensalzas y bendices, Ella -como cuando Santa Isabel la alabó- entona su cántico: «Proclama mi alma la grandeza del Señor» [Lc 1,46].

4.       Por insignificante y pobre que sea para Jesucristo, Rey de reyes y Santo de los santos, el don que le presentas, María hace que El acepte tus buenas obras. Pero si, al presentar algo a Jesús, lo ofreces por las manos puras y virginales de su Madre amadísima, lo coges por su flaco - si me permites la expresión-.El no mirará tanto el don que le ofreces cuanto a su bondadosa Madre que se lo presenta, ni considerará tanto la procedencia del don cuanto a aquella que se lo ofrece.

Del mismo modo, María =jamás rechazada y siempre recibida por su Hijo= hace que su Majestad acepte con agrado cuanto le ofrezcas, grande o pequeño; basta que María lo presente para que Jesús lo acepte y se complazca en el obsequio. El gran consejo que San Bernardo daba a aquellos que dirigía a la perfección era éste:«Si quieres ofrecer algo a Dios, procura presentarlo por las manos agradabilísimas y dignísimas de María, si no quieres ser rechazado».«Si quieres ofrecer algo a Dios, procura presentarlo por las manos agradabilísimas y dignísimas de María, si no quieres ser rechazado». «Si quieres ofrecer algo a Dios, procura presentarlo por las manos agradabilísimas y dignísimas de María, si no quieres ser rechazado».[55]

Es más, tomémosla como el Santuario donde encerrarnos con todo recogimiento para tener nuestro encuentro amoroso con el Señor, según el consejo del mismo Santo que nos dice :“María será el santuario donde encuentres a Dios por la oración, sin temor a que te rechace”;[56]

Que sea junto a Ella, dentro de su Inmaculado Corazón, Santuario viviente del Espíritu santo que en adelante siempre vamos a decir :

MUCHAS GRACIAS , SEÑOR, POR TODO LO QUE HACES EN MI VIDA

[1] Mt.11,25-27 [2] Juan 11,41-44 [3] Mat.15,34-38 [4] Mc.8,6-9 [5] Luc. 22,17-20 [6] Mc.14,22,23 [7] Mat.26,26-28 [8] I Cor.11,23-26 [9] Luc.17,11-19 [10] Efes.5,19-20 [11] Col.3,16-17 [12] Salm.67,4-6 [13] Oct.30 del 83
[14] Feb,25/85 [15] Octubre 3 de 1985 [16] Sept. 18 de 1986 [17] Dic. 25 de 1986 [18] Enero 8 de 1987
[19] Febrero 22 de 1988 [20] Agosto 25 de 1988 [21] Agosto 29 de 1988 [22] Abril 25 de 1989 [23] Sept. 25 de 1989 [24] Nov.25 del 91 [25] Noviembre de 1991[26] Feb. 25 de 1994 [27] Octubre 25 de 1995 [28] Junio 25 del 96 [29] Julio 25 de 1999 [30] Marzo 25 de 1984 [31] Agosto 11 de 1984 [32] Sept.27 de 1984 [33] Enero 14 de 1985 [34] Febrero 7 de 1985 [35] Enero 25 de 1987 [36] Marzo 23 de 1990 [37] Mayo 25 de 1993 [38] Ecclo 17,14 [39] Gén.4,9-11 [40] I Cor.12,14-26 [41] Enero 25 de 1987 [42] Jeremías 18,1-6 [43] Isaías 14,11-15
[44] I Cor.4,7.
[45] Luc.1,46-50, [46] Luc.1,38 [47] Rom.14,10-12 [48] 2 Cor.5,10 (6) [49] Job.1,21;Eclesiastés.5,14 50] Mt.13,12 [51] 'Mat.25,26-30 [52] Miq.6,3 [53] Mat.18,32-35 [54] Rom.8,26-27 [55] V.D. Nº 146-149 [56] Secreto de María Nº 47.

 

 
 
 

Imprimir esta pagina