La Eucaristía

I.-La necesidad.-Resueltos ya a cambiar de vida, a abandonar nuestro inveterado estado de pecado en el que quizá pasamos por muchos años de nuestra vida , purificados ya de nuestras numerosísimas faltas por la sangre redentora de Cristo que corrió sobre nuestras almas a través del sacramento de Reconciliación o penitencia, estamos ya en el comienzo de un camino que va a ser demasiado largo, y lleno de asperezas, dificultades y peligros, el camino de nuestra Conversión.

“Elías, (después de dar muerte a los falsos profetas de Baal) se dio cuenta de que corría peligro y para salvar su vida se fue a Beerseba que pertenece a Judá y allí dejó a su criado. Luego se fue hacia el desierto y caminó durante un día, hasta finalmente se sentó bajo una retama.

Era tal su deseo de morirse que dijo:”¡Basta ya, Señor, quítame la vida, pues yo no soy mejor que mis padres! Y se acostó allí bajo una retama y se quedó dormido. Pero un Angel llegó y tocándolo le dijo: “Levántate y come”.

Elías miró a su alrededor y vio que cerca de su cabecera había una torta cocida sobre las brasas y una jarra de agua. Entonces se levantó comió y bebió ; después se volvió acostar.Pero el Angel del Señor vino por segunda vez, y tocándolo le dijo: levántate y come porque el camino es demasiado largo para tí. Se levantó, comió y bebió, y con la fuerza de aquella comida, caminó cuarenta días y cuarenta noches, hasta llegar al monte de Dios, el Horeb”. I Reyes, 19,3-8.

Demasiado largo, difícil, y lleno de peligros, agravados todos ellos por nuestra debilidad es el camino de nuestra vida cristiana, el camino de nuestra conversión, de nuestra marcha definitiva hacia el monte del Señor, la patria eterna del cielo.

II.-El alimento.- Para salir al paso de esta insalvable dificultad ya el Señor nos dijo : “Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en nosotros…Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre, verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. ( Juan VI, 35.)

Jesucristo en la Eucaristía es el pan que da fuerza, que renueva las energías espirituales, que comunica fortaleza inexpugnable para luchar contra los enemigos poderosísimos que atentan contra nuestra vida espiritual. Desde los comienzos de la Iglesia, convencidos como estaban de la realidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo en la Eucaristía, los cristianos se reunían diariamente para celebrar y para participar en ese sagrado banquete..(Hech.2,42,46 ; 20,7 ;I Cor,11,17-33 )Lo hacían con el anhelo de intensificar más y más su unión personal con el Señor basándose en las palabras del mismo Jesucristo:"el que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él". Juan 6,56

Pero luego con el correr de los tiempos y con la distancia de las épocas, el primitivo fervor se fue debilitando y lo que al principio fue una práctica insustituible y un acto por demás emocionante se fue debilitando hasta caer por completo en el olvido en la vida de muchos cristianos.

Tuvo entonces la Iglesia que intervenir y en virtud de su autoridad y de su magisterio, así como dictó la ley de la confesión sacramental, procedió también a ordenar la Comunión Sacramental por lo menos una vez al año además de la asistencia y participación en la Eucaristía en los domingos y días festivos. CDC 920, 1º.

Pero el materialismo creciente y asfixiante de la vida, la preocupación obsesiva por los bienes materiales, el laicismo y el paganismo que día por día se apoderan de las costumbres, las distancias y otros muchos factores que contribuyen a dificultar más la participación religiosa y sobre todo la incesante descristianización y pérdida de los valores espirituales, han ido llevando a nuestros fieles cada días más a un alejamiento y olvido casi total de estas realidades tan sublimes y santificadoras.

III.-Pedagogía materna.- Por ello viene ahora la Sma. Virgen y, como nunca antes lo había hecho en la vida de la Iglesia, nos visita para corregirnos, enseñarnos, amonestarnos y recordarnos Ella personalmente tantas enseñanzas de su Smo. Hijo y de la Santa Iglesia por El fundada. Y es así como nos dice :

“Deseo seguir dándoles los mensajes como nunca ha ocurrido en ningún lugar, en la historia, desde el principio del mundo.” Abril 4/85.

“La Misa es la forma más elevada de oración”. Escuchen atentamente la Santa Misa. Sean formales y no platiquen durante la Santa Misa. Feb.19 / 82..-“Es muy bello, lo Jueves hacer adoración a mi Hijo en el Santísimo Sacramento.” May. 28 / 82..-“Ustedes oran para que llueva, pero luego cuando llueve, que es un bendición de Dios, no van a Misa para no embarrarse”. Feb.1/ 84..-”Deseo que todas las Misas sean una verdadera experiencia de Dios. May.16 / 85

“Ahora en otoño, en que no tienen muchos trabajos, vengan a Misa que es un regalo de Dios. Les pido que me demuestren su amor con venir a Misa ; el Señor les recompensará con abundancia.” Nov.21/ 86..-“Queridos hijos, la Misa sea para Uds. la vida. Los invito al sacrificio más grande, el sacrificio del Amor (Jueves Santo / 86).-“Muchos de Uds. han experimentado la belleza de la Misa pero hay otros que aún no vienen con gusto. Yo los he escogido y Jesús les da su gracia durante la Santa Misa. Por eso vivan conscientemente la Santa Misa y se llenarán de gozo”. Abril 3 / 86

“Yo estoy más cerca de Uds. durante la Santa Misa que durante las apariciones.” (A Elena).-“Comulgar es mejor que ser vidente”.”Vayan con más frecuencia a la Santa Misa y comulguen”..-“Vengan a la Iglesia un poco antes de la Misa.”.-”Tal vez sea mejor no oír Misa que llegar tarde y luego salir corriendo..”-“Sean respetuosos y humildes durante la Misa ; lo que menos soporta el demonio es la Misa y la Comunión..”-“Si es posible, participen en la Misa todos los días”.

”Uds. no comprenderán nunca el amor de Dios en la Eucaristía. Nunca le darán bastantes gracias a Jesús en la Eucaristía. Esas personas que van a Misa sin preparación, sin disposiciones, sin recibir la comunión y sin hacer una acción de gracias, se exponen a endurecer su corazón”.

“Niños míos, deseo que la Santa Misa sea para Uds. el regalo del día. Espérenla, deseen que llegue pronto. Jesús se entrega a Uds. durante la Santa Misa. Ansíen ese momento…(A Elena).-“Queridos Hijos, participen en la Santa Misa. Quiero que su Misa sea un gran acontecimiento con Dios”. (A María Pavlovic) May.16 / 85 “El momento más favorable para pedir gracias es el momento de la Consagración.

“Esta noche especialmente estoy agradecida porque han venido a adorar al Santísimo Sacramento. Siempre estoy presente cuando los fieles están en adoración. “En ese momento se reciben gracias especiales”.“Prepárense y participen en la Misa más con el corazón que con los oídos”.

Queridos hijos, hoy los invito a enamorarse de Jesús Sacramentado en la Eucaristía. Adórenlo en sus Parroquias… Jesús será su amigo… El será la mayor alegría para Uds..Hijitos, cuando Uds. adoran a Jesús también están cerca de Mí”. Sept. 25 / 95.

IV “Resumiendo : ¿Qué nos pide Nuestra Señora con relación a la Sma. Eucaristía ?

1. Desearla como el mayor tesoro, que el Señor nos ha dejado para nuestro provecho.

2. Ansiarla, que es más que desearla : desearla fuertemente, intensamente, con pasión.

3. Esperarla como se espera un gran acontecimiento.

4. Prepararse con las debidas disposiciones de espíritu y corazón. Estar en el templo un poco antes de empezar la misa, y hacerlo con gusto como quien espera un extraordinario encuentro.

5. Asistir con respeto, humildad y buen comportamiento.

6. Escuchar con fe y atención la palabra divina.

7. Participar de corazón y no solo materialmente.

8. Comulgar en la Santa Misa, haciendo de ella el más grande acontecimiento del día y de la vida. Ya que comulgar es más que ver.

9. Adorar a Jesús que viene a nosotros inundado de ternura, de amor y de misericordia.

10.Enamorarnos de Jesús Sacramentado.

11.Agradecerle tamaño gesto de bondad para con su indigna criatura.

12.Pedirle cuanto queramos de su riqueza infinita para con nuestra extrema indigencia.

13.Vivir en nuestra vida el sacrificio de Cristo que a diario se realiza en el altar.

14.Hacer esto ojalá todos los días para que nuestra vida sea un cielo anticipado en la tierra.

“Al templo no se va a indagar sobre la vida del sacerdote ; se va para orar y para escuchar la palabra de Dios que anuncia el sacerdote”. (Entrevista con la vidente Miriana).

IV.-Amarga queja.-Cuán amargamente se queja Nuestra Señora al Padre Esteban Gobbi, en su mensaje del 8 de agosto de 1986, cuando le dice : “Jesús hoy en el tabernáculo está rodeado de tanto vacío, de tanto abandono, de tanta ingratitud…” “Jesús hoy vive rodeado del vacío formado especialmente por los sacerdotes que en su acción apostólica giran a menudo inútilmente en la periferia yendo a las cosas menos importantes y más secundarias, olvidando que el centro de su jornada sacerdotal debe estar aquí delante del tabernáculo, donde Jesús se halla presente…

“Está rodeado también de la indiferencia de tantos hijos míos, que viven como si El no existiera y cuando entran a la iglesia para las funciones litúrgicas, no se percatan de su divina y real presencia entre Uds. Con frecuencia Jesús Eucarístico es arrinconado, cuando debe ser puesto en el centro de la Iglesia y al centro de sus reuniones eclesiales, porque la iglesia es su templo, que ha sido construido en primer lugar para El y después para Uds.

“Amarga profundamente mi Corazón de Madre el modo en que Jesús, presente en el tabernáculo, es tratado en tantas iglesias donde es arrinconado como cualquier objeto de uso para sus reuniones eclesiales ": 8 de Agosto de 1986.

 

 
 
 

Imprimir esta pagina