El llamado de los sacerdotes de la parroquia a los Grupos de Oración de Medjugorje

Ella viene para revelarnos a todos la belleza de pertenecer a Cristo: ¡Camino, Verdad y Vida! Y esta nueva vida la ha traído también a Medjugorje para sanar las heridas de muchos dentro de la Iglesia que, hoy, tiene especial necesidad de renovarse por medio de Espíritu Santo.

No debemos permitir que este espíritu de comunión y oración que durante años ha animado el Movimiento de Medjugorje sea sofocado por discusiones, desacuerdos, divisiones y condenaciones gratuitas. Debemos volver a vivir los mensajes. Su llamado más urgente continúa siendo el mismo: “¡Oren, oren, oren!”. El movimiento espiritual de Medjugorje nació para mantener la fe con este llamado de la Reina de la Paz.

Será sólo nuestra conversión lo que podrá decidir el destino de la humanidad. Al final, no serán los planes ni las reuniones o palabras lo que cambiará al mundo. La Reina de la Paz nos ha mostrado el caminito principal que lleva a la conversión del corazón. Es el camino que lleva al lugar donde, por medio de la oración en comunión con María, Esposa del Espíritu Santo, reconocemos nuestros pecados, hacemos penitencia y nos convertimos.

Queridos amigos, unamos nuestros corazones al Corazón Inmaculado de María. Muchos de nosotros sentimos claramente que este es Su momento.

 
 
Imprimir esta pagina