Capitulo 4
El Rol de un Líder en un Grupo de Oración

Los líderes pueden ser Sacerdotes, Religiosas, Personas Laicas y Padres

El vidente Ivan Dragicevic, quien dirige un grupo de oración en Medjugorje, dijo: "Seria mejor si los sacerdotes reunieran a las personas, pero si hay pocos sacerdotes, un laico puede dirigir un grupo de oración. Pero si un laico toma el liderato, éste debe conocer muy bien su fe. Debe leer la Biblia y estar muy adelantado en sus conocimientos espirituales."

Idealmente, la oración en grupo debe comenzar en las familias, padres dirigiendo a sus hijos. Y esto era lo que Ivan tenia en mente cuando dijo:

"En el mundo de hoy, los sacerdotes pueden ser de gran ayuda. Nuestra Señora le pide a los sacerdotes que ellos formen los grupos de oración, para los jóvenes de sus parroquias; y de este modo, el sacerdote estaría enseñándoles, dirigiéndolos en sus vidas y aconsejándolos bien. Debemos enfatizár aquí, de cualquier modo, que no hay sacerdote que pueda ayudar a un joven, si los padres no han tomado el gran paso de criarlo bien."

"Muchas veces un padre no sabe, ni siquiera, lo que significa criar niños. Muchos padres de hoy, han desarrollado una preferencia por otros tipos de diversiones y satisfacciones, con otras cosas por ejemplo, del lado material; mientras que han descuidado sus niños y los han colocado en un segundo lugar en sus vidas. Debemos llamar la atención de esos padres, sobre los tiempos actuales en este mundo moderno. La influencia de las drogas, el alcohol y la vida impura, aumenta rápidamente, especialmente en los jóvenes. Repito que los padres de hoy, juegan un papel muy importante en la crianza de sus hijos."

Ivan continúa: "Todos los padres de este mundo deben tomar tiempo para preguntarse y sólo pensar:

Los Grupos de Oración Pueden Comenzar en el Hogar

En una aparición del 24 de Octubre de 1988, Nuestra Santísima Madre le dijo a María e Ivan: "Vuestra Madre desea pedirles que oren por la juventud del mundo entero, por los padres del mundo entero, para que ellos sepan cómo educar a sus hijos y cómo dirigirlos por la vida con buenos consejos. ¡Oren, queridos niños! La situación para los jóvenes está difícil. ¡Ayúdenlos! Ayuden a los padres que no saben, que no dan buenos consejos."

En relación a la oración en familia, Nuestra Señora ha dicho:

Así es qué, para reiterar, los líderes de grupo de oración pueden ser sacerdotes, hombres o mujeres, religiosas, laicos y ciertamente padres. Lo más importante es que hay dos razones principales para tener grupos de oración:

  1. Ayudarse unos a otros a crecer en la santidad, y
  2. Guiar a las personas a Jesús y ese es el rol de María.

El Rol de un Líder de un Grupo de Oración

Es el rol del líder crear un ambiente que ayude a sus miembros a crecer en la santidad.

Los líderes de los grupos de oración – sacerdotes , laicos y padres deben desempeñar el siguiente rol:

Un individuo puede asumir el rol de líder, como también puede ser un equipo. Se puede trabajar como en los colegios, que varias personas llenen las distintas necesidades (algunas de éstas necesidades son: la planificación de la agenda, mecanografiar, fotocopiar, ambientar, hospitalidad, promoción, contacto con otros grupos de oración y con grupos potenciales y organizar a los oradores).

El líder del grupo, necesita el apoyo de cada uno de los miembros porque tiene una responsabilidad muy grande. Es una buena idea que antes de comenzar la reunión semanal oren y pidan la bendición por Él. La bendición puede ser como sigue:

La bendición de Dios descienda sobre ti, Te bendecimos en el nombre de Dios.
(repetir dos veces)

El líder de un grupo de oración debe recordar siempre, que es Nuestro Señor Jesucristo quién es la verdadera cabeza de cada grupo que se reúne en Su nombre. El líder, en espíritu de humildad, debe orar continuamente para recibir la dirección divina al interactuar con los miembros. El líder, no debe forzarle ni sus juicios ni sus consejos a los miembros; más bien, la mayor influencia del líder se sentirá en el desenvolvimiento diario de su carácter. Su vida es el testimonio de los valores cristianos.

 
 
Imprimir esta pagina